¿Problemas médicos pueden causar problemas para el entrenamiento para ir al baño?

Los niños que todavía no tienen el control de las funciones normales de la vejiga e intestinos y los vacían cuando tienen que hacerlo, reducen el riesgo de ciertos problemas de salud, de acuerdo con Brenner Children’s Hospital, en Carolina del Norte. Sin embargo, cuando el tiempo de entrenar llega inevitablemente, problemas médicos existentes pueden hacer el proceso más difícil para algunos niños. También pueden dar lugar a complicaciones adicionales si una condición no es tratada.

Retraso en el desarrollo

Los niños con retrasos en el desarrollo no siempre reconocen cuando tienen que ir al baño, lo que hace más difícil el control de esfínteres. Si hay un problema con las habilidades motoras del niño, puede no ser capaz de manejar la rutina del baño sin ayuda. Para los niños con autismo que pueden ser incapaces de comunicar claramente sus necesidades a los demás, el problema suele ser la incapacidad para decirle a alguien cuando tienen que ir.

Infecciones de vejiga

Las infecciones del tracto urinario e infecciones de la vejiga pueden interferir con la formación para ir al baño de un niño. Aunque las niñas tienen más probabilidades de contraer infecciones del tracto urinario y vejiga, especialmente cuando están aprendiendo a ir al baño, los niños pequeños, especialmente aquellos que no están circuncidados, también pueden tener infecciones del tracto urinario, según el Dr. Greene.com. Normalmente, los virus, E. coli y otras bacterias en las heces que entran en el tracto urinario causan la infección. Los síntomas de una infección de la vejiga pueden incluir fiebre, dolor en la parte baja del abdomen, aumento de la orina o sangre en la orina. La infección suele desaparecer a los pocos días después de que el niño comienza a tomar antibióticos, lo que pueden ayudar a continuar con la formación de nuevo para ir al baño.

Alergias alimenticias

Las alergias a los alimentos, en especial una alergia a la proteína de la leche de vaca, pueden hacer que un niño sea estreñido. Las heces se ponen duras y secas cuando se mueven a través del colon muy despacio, por lo que es doloroso pasarla. Si tu hijo padece una intolerancia a la leche o una alergia, la eliminación de la leche de vaca de su dieta y darle de comer una dieta alta en fibra, que incluya frutas frescas, vegetales y granos enteros puede ayudar a prevenir el estreñimiento y el miedo a los movimientos intestinales dolorosos. Asegúrate de que tu hijo beba muchos líquidos durante el día. Se debe beber agua, pero darle de beber jugo de manzana puede ayudar a ablandar las heces. Las infecciones frecuentes del oído y eczema también pueden ser síntomas de que tu hijo no puede tolerar la leche. La Mayo Clinic informa que el estreñimiento tiende a ocurrir con más frecuencia en niños que en niñas.

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo, caracterizado por una disminución de la función tiroidea, puede conducir al estreñimiento y problemas de esfínteres. Cuando la glándula tiroides no logra producir suficiente hormona tiroidea, ralentiza el metabolismo del cuerpo y el movimiento de los alimentos a través del tracto digestivo. El hipotiroidismo sin tratamiento puede llevar a retrasos en el desarrollo que puedan interferir con el entrenamiento. El hipotiroidismo en los niños a menudo está presente desde el nacimiento. Los médicos recetan normalmente el tratamiento hormonal sustitutivo con hormona tiroidea para restablecer los niveles hormonales a la normalidad.

Estenosis meatal

La estenosis del meato es el estrechamiento de la abertura de la uretra. Es una enfermedad que rara vez ocurre en las niñas, los niños que son circuncidados son más propensos a sufrir estenosis del meato. Los síntomas pueden incluir esfuerzo para orinar u orinar con más frecuencia. Algunos niños experimentan una sensación de ardor cuando orinan que puede disuadirlos de ir al baño. La estenosis meatal puede conducir a infecciones de la vejiga e incluso problemas renales si no es tratada. El tratamiento a menudo implica un procedimiento quirúrgico para abrir el estrechamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por amber keefer | Traducido por verónica sánchez fang