Problemas que implican el uso excesivo del iPod en adolescentes

La tecnología en forma de iPod puesta en la palma de la mano de tu hijo, puede tener resultados tanto positivos como negativos. Al aprender acerca de los problemas comunes que puede acarrear el hecho de que un adolescente cargue todo el tiempo con un iPod, podrás evitar los inconvenientes y contribuir a que tu hijo use dicho dispositivo de forma más responsable.

Pérdida de la audición

El uso continuo de los auriculares estándar que acompañan a un iPod para escuchar música en privado, puede llevar con el tiempo a una pérdida significativa de la audición. Cada vez es más común que los adolescentes utilicen el iPod durante períodos más largos, a menudo debido a la capacidad de almacenamiento que permite que el dispositivo tenga horas y horas de música. Los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el control y prevención de enfermedades) indican que el uso de un dispositivo multimedia portátil con un volumen superior a 85 decibeles, a lo largo de varias horas, puede contribuir a la pérdida auditiva. El ruido de una aspiradora regular es de aproximadamente 85 decibeles, según explica Cascade Health & Safety. Sugiere a tus hijos adolescentes que utilicen auriculares supraaurales (los de diadema, que cubren la mayor parte de la oreja) en lugar de los intraurales (los más pequeños, que se introducen al canal auditivo) y anímalos a tomar descansos periódicamente.

Hábito de conducir distraídamente

Los conductores adolescentes que tratan de hacer malabares operando un vehículo de motor y usando un dispositivo electrónico como un iPod, pueden generar una peligrosa distracción según asegura State Farm Insurance en un informe titulado "Protecting teen drivers" ("Protegiendo a los conductores adolescentes"). Un chico que aparta la vista de la carretera para operar un iPod se expone a un gran riesgo, dado que en comparación con un conductor adulto, un adolescente carece de experiencia para maniobrar en el ámbito de la conducción de vehículos.

Privación del sueño

Según el sitio web de National Sleep Foundation, el incremento del uso de la electrónica en los adolescentes, incluyendo los dispositivos multimedia como el iPod, puede interferir con la cantidad de descanso que los jóvenes tienen cada noche. Para un desempeño óptimo durante todo el día, los adolescentes requieren dormir un mínimo de nueve horas cada noche, según lo establece la NSF.

Seguridad cibernética

Con un iPod, los adolescentes tienen la posibilidad de acceder a Internet a través de la conectividad WiFi. Pueden navegar por la Internet para leer noticias de actualidad y notas de entretenimiento, ver vídeos, conectarse con otros a través de las redes sociales, realizar compras o encontrar información; sin embargo, también tienen acceso a sitios de pornografía y juegos que causan adicción. Los jóvenes corren el riesgo de tener contacto inapropiado y no deseado con agresores y con extraños cuyas intenciones desconocen, explica Amanda Lenhart, autora de "Teens, online stranger contact and Cyberbullying" ("Adolescentes, contacto en línea con extraños y acoso cibernético"), publicado por Pew Internet & American Life Project. Los padres deben enseñar a sus hijos a no compartir información o imágenes personales en línea. Habla con ellos a menudo acerca de las actividades para las que utilizan el iPod, a fin de mantener las líneas de comunicación abiertas.

Adicción a internet

La capacidad de permanecer conectado a internet prácticamente en cualquier sitio mediante el uso de los teléfonos móviles, tablets y dispositivos portátiles como el iPod, ha creado una nueva adicción conocida como Trastorno de Adicción a Internet, explica el autor y psicoterapeuta Bernard Luskin en el sitio web de Psychology Today. Un adolescente puede usar su iPod para retirarse del mundo, quizá dejando de lado sus responsabilidades escolares y familiares. Debido a que un iPod ofrece música, juegos y conexión a Internet con acceso a las redes sociales, los jóvenes pueden creer que tienen todo lo que necesitan en la palma de su mano. Los padres que sospechen que su hijo adolescente, que tiene un iPod, es adicto a internet podrían necesitar buscar ayuda profesional para él.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por pei pei