Problemas estomacales debido a la salsa picante

Agregar un poco de salsa picante a la comida es una forma rápida y fácil de darle algo de sabor. No obstante, para algunas personas la salsa picante puede causar problemas estomacales, a menudo en forma de ardor. Esto a menudo se debe a un componente que se encuentra en los pimientos (peppers) comúnmente usados en la salsa picante, conocido como capsaicina, que puede irritar el recubrimiento del estómago y causar dolor en las personas con estómagos sensibles. La salsa picante también puede irritar un problema digestivo, como una úlcera péptica. El dolor moderado que pasa rápidamente por lo general no es causa de preocupación, pero si tienes dolor severo u otros síntomas, como vómitos, evita la salsa picante hasta que puedas consultar a un médico.

Información sobre la capsaicina

La capsaicina, también llamada Capsicum, es el componente activo que se encuentra en todos los ajíes picantes incluyendo el pimiento de cayena (cayenne pepper), jalapeño y paprika. Es lo que les da a los pimientos la sensación de ser "calientes", lo que hace que los pimientos que contienen capsaicina se encuentren en la mayoría, sino todas, las salsas picantes. Tomar capsaicina oralmente en cualquier forma puede irritar el recubrimiento del estómago, lo que puede producir dolor y diarrea en algunas personas, en particular si se toma en grandes cantidades.

Irritación estomacal

La capsaicina en los ajíes picantes no daña realmente el estómago, pero simula el efecto del daño. Esto se produce cuando la capsaicina entra en contacto en el tejido del estómago, que libera un químico conocido como sustancia P. Esta por lo general es liberada solo cuando los tejidos están dañados, por lo que comer ajíes picantes, incluso en la salsa, engaña al sistema nervioso en creer que hay daño, lo que resulta en la sensación de ardor. Las personas que comen mucha cantidad de salsa picante pueden finalmente desarrollar una tolerancia y no experimentar dolor, ya que la sustancia P se agota en el estómago, o en cualquier parte del cuerpo, después de una exposición repetida a la capsaicina.

Problemas digestivos

La salsa picante, así como otras comidas picantes, no causa problemas digestivos pero puede irritarlos, lo que puede resultar en una variedad de problemas estomacales incluyendo ardor, náuseas o simple indigestión. Por ejemplo, los síntomas de una úlcera gástrica, una herida abierta en el estómago causada por una bacteria, puede exacerbarse con cualquier alimento picante. Si tienes enfermedad por reflujo gastroesofágico, comúnmente llamada ERGE o acidez estomacal, comer salsa picante puede causarte dolor en el estómago y el esófago, el tubo que va desde el estómago hasta la boca.

Posibles soluciones

Evitar la salsa picante es la mejor forma de evitar problemas estomacales causados por consumirla. No obstante, si quieres continuar disfrutando el sabor que le da a las comidas, consumir cantidades pequeñas con el tiempo puede ayudar a desarrollar resistencia para que no sientas más dolor de estómago. Beber un vaso de leche después de comer salsa picante puede ayudar a neutralizar la capsaicina, lo que reduce el dolor. Tomar antiácidos ayuda a neutralizar el ácido estomacal y puede ayudar a aliviar los problemas en el estómago, en particular si éstos son causados por la ERGE o una úlcera. Si experimentas dolor constante y severo u otros síntomas después de comer salsa picante, evítala hasta que puedas ver a un médico para que descarte un trastorno digestivo subyacente.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por maria eugenia gonzalez