Problemas por dormir con lentes de contacto

Con el tiempo, pasa a casi todos los usuarios de lentes de contacto: Te quedas dormido sin quitártelos. Con aproximadamente el 10 por ciento de los estadounidenses usando lentes de contacto con regularidad, según la American Academy of Ophthalmology, la preocupación por dormir con ellos es común. El potencial de los problemas depende del tipo de lentes que uses, cómo cuidas de ellos y de tu salud general de los ojos.

Problemas potenciales de corneas

Cuando te duermes usando lentes de contacto, el párpado se cierra sobre el contacto que cubre la córnea. El oxígeno normalmente se difunde a las células de la córnea directamente del aire. Pero con un ojo cerrado, la córnea tiene menos exposición al oxígeno. Además, la alimentación y la protección de los gérmenes provienen de las lágrimas naturales del ojo. Un ojo cerrado con un contacto impide el flujo lagrimal a las células de la córnea. La falta de oxígeno y las lágrimas puede llevar a problemas a corto plazo que van desde la sensación de que tienes algo en el ojo, visión borrosa, ojo rojo, ardor, picazón hasta una úlcera en la córnea. Los problemas más graves que se pueden desarrollar con el tiempo son el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos en la córnea, conjuntivitis papilar gigante, o protuberancias en la parte inferior de los párpados que causan secreciones mucosas e irritación. La infección de la córnea, que puede conducir a cicatrización y mala visión, es otro resultado posible.

Más oxígeno, menos estrés

En la búsqueda de una mejor permeabilidad al oxígeno, el mayor avance en el material del lente de contacto llegó con la introducción de las lentes de hidrogel de silicona blanda. La silicona tiene una alta permeabilidad para el oxígeno y permite pasar de 6 a 7 veces más oxígeno que las lentes de hidrogel estándar. Por esta razón, las lentes de hidrogel de silicona están aprobadas para un uso prolongado, durante la noche. Más flujo de oxígeno a la córnea significa menos estrés para las células de la córnea y menos probabilidad de problemas corneales.

Ten cuidado de la acumulación de biopelículas

Cambiar a un par de lentes de contacto frescos a menudo, como se indica en el empaque, y mantener tu par actual limpio con una solución multiusos, son importantes para disminuir una biopelícula de lente, la capa de bacterias y residuos que se adhieren a la superficie del contacto y que debe ser eliminado para disminuir el riesgo de infección de córnea. Cambiar estuches para lentes regularmente también ayuda a reducir la acumulación de biopelícula. Sin embargo, las personas que duermen con sus contactos, incluso con lentes de uso prolongado, tienen un mayor riesgo de infección de córnea debido a la biopelícula.

Las lágrimas incrementan la tolerancia

Las personas con condiciones oculares que afectan la película lagrimal normal, como el síndrome de ojo seco o blefaritis, están predispuestas a problemas relacionados con el uso de contactos. Estos incluyen la sensación constante del lente en el ojo, dificultad para insertar y retirar el contacto, ojos rojos y posiblemente dolor. Estos síntomas conducen a la disminución en la tolerancia del lente de contacto con el tiempo. Usar lentes de contacto durante el sueño aumenta la probabilidad de problemas en personas con ojos secos o blefaritis. Por lo tanto, las condiciones subyacentes de los ojos deben ser tratados antes de usar contactos. Esto involucra visitas regulares con un profesional de la visión para evaluar la salud de los ojos y la aptitud para usar contactos. También puede consistir en el uso regular de lágrimas artificiales lubricantes.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. bernadette hromin, md | Traducido por mariana perez