Problemas digestivos por proteínas

Cada comida y bebida contienen ciertas proteínas específicas de ese alimento o bebida. Si tu cuerpo no puede digerirlas o experimenta una reacción alérgica después de ingerir ciertas proteínas, desarrollarás síntomas digestivos. Conserva un documento escrito de las reacciones adversas en tu sistema digestivo al ingerir determinados alimentos o bebidas. Un gastroenterólogo es el profesional médico más calificado para diagnosticar y tratar esta condición. La intolerancia y las alergias a proteínas son incurables y se tratan eliminando y evitando ingerirlas.

Intolerancia a proteínas

La intolerancia a la proteína se presenta cuando el cuerpo es incapaz de digerir ciertas proteínas de algún alimento, de acuerdo con el American College of Gastroenterology. Por ejemplo, si eres intolerante a las proteínas de la leche, el cuerpo carece de las enzimas apropiadas necesarias para descomponer esas proteínas. Las proteínas son demasiado complejas para que el cuerpo las absorbe. Se requieren enzimas para descomponerlas a formas más simple que el cuerpo pueda absorber. Si no puedes digerir ciertas proteínas, posiblemente tus intestinos se inflamen e hinchen. Esto puede dar lugar a gases, diarrea, dolor de estómago, calambres, hinchazón y náuseas.

Alergias a las proteínas

La mayoría de las alergias a los alimentos son el resultado de un mal funcionamiento del sistema inmune relacionado con las proteínas que se encuentran en los alimentos. El sistema inmune confunde las proteínas en la comida como una sustancia peligrosa cuando en realidad está a salvo. Este error provoca que el sistema inmune cree anticuerpos de inmunoglobulina E; estos anticuerpos intentan luchar contra las proteínas. La creación de anticuerpos IgE hace que las células del tejido blando produzcan histamina. Cuando es liberada en el intestino conduce a la inflamación. El tracto digestivo es una de las partes del cuerpo más frecuentemente afectadas por una alergia alimentaria.

Síntomas de alergias

Las alergias a la proteína afectarán directamente a tu sistema digestivo, pero también podrían causar síntomas en otras partes de tu cuerpo. La complicaciones digestivas más comunes son náuseas, vómitos, diarrea, calambres de estómago, dolor abdominal, gases e hinchazón. Otros síntomas que se podrían presentar incluyen erupciones cutáneas, dificultad para respirar, sibilancia, tos, congestión nasal, dolor de cabeza, urticaria e hinchazón facial. Algunas alergias alimentarias podrían provocar una reacción grave que eventualmente conduciría a la muerte.

Pruebas y tratamiento

La intolerancia a las proteínas se diagnostica principalmente con una dieta de desafío basada en los síntomas. Una dieta de desafío elimina ciertos alimentos de tu dieta durante 1 o 2 semanas. Después de este período se vuelve a introducir un alimento a la vez para determinar cuáles causan el desarrollo de los síntomas. Las alergias a la proteína se determinan a través de la piel y con pruebas de sangre para identificar la presencia de anticuerpos IgE. Ambas condiciones requieren que se eliminen los alimentos que desencadenan los síntomas. Además de evitar ciertos alimentos, no existe ningún otro tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por diane marks | Traducido por sergio mendoza