Problemas del calibrador de orejas

Los lóbulos de las orejas y otras perforaciones se pueden estirar gradualmente para hacer entrar el pendiente más grueso. La palabra "calibre" se refiere al espesor de la joyería, medido por el diámetro. Cuanto más pequeño sea el número, mayor será el calibre, por ejemplo, un calibre de 18 es más pequeño que un calibre de 2. Los problemas más comunes con el estiramiento del lóbulo de la oreja resultan en estirar el lóbulo demasiado rápido.

Procedimiento para estirar

Para aquellos que saben que están decididos a estirarse la oreja hasta un calibre grande, un perforador profesional puede perforarte las orejas a un calibre grande. Dependiendo del tamaño del lóbulo y de la experiencia del perforador, las perforaciones iniciales hasta un calibre de 6 son posibles. La mayoría de las personas comienzan con pequeños agujeros y se los van extendiendo con cirios, que parecen agujas de perforación gruesas con una pequeña punta roma y otra punta larga. Después de alcanzar un calibre 000, muchas personas comienzan a estirar con cinta de teflón, envolviendo con una vuelta de cinta adhesiva los tapones cada semana.

Cuidados postoperatorios

Debido a que el estiramiento produce desgarros microscópicos en el tejido, el cuidado posterior de las perforaciones recién estiradas es el mismo que para las nuevas perforaciones. La Asociación de Perforadores Profesionales recomienda remojar los orificios durante 10 minutos cada día con una solución salina hecha de 1 taza de agua tibia y 1/4 de cucharadita de sal marina no yodada. Después de remojarlos, los orificios deben lavarse con un jabón antibacteriano como Technicare, Satin o Provon. Es posible quitar los tapones el tiempo suficiente para lavarlos y volver a insertarlos sin que la perforación se contraiga.

Reventón

El problema más común con el estiramiento es un reventón. El interior de una perforación estirada se llama fístula, que es un tubo de tejido cicatrizal. Si se estira un orificio demasiado rápido, hace presión sobre la fístula a través de la parte posterior de la oreja, generando un labio de piel alrededor de la joyería. El reventón a veces puede ser revertido mediante la inserción de la joyería por la parte posterior. Si éste es severo, se requiere del corte de la piel sobrante y suturar el lóbulo estirado, reduciendo significativamente el tamaño del agujero.

Mal olor

La piel muerta, el sebo y el jabón o productos para el cabello pueden acumularse dentro de la fístula, causando mal olor. Es importante lavarse las lóbulos y las joyas diariamente para evitar el olor y mantener la salud de la perforación. Los materiales de joyería que más probablemente generen un mal olor son el metal y el vidrio. Los materiales que no tienden a generar olor son los orgánicos transpirables, como la madera, el asta y el hueso.

Infección

Los orificios y el estiramiento realizado por un perforador profesional suele curarse muy bien, siempre y cuando continúes diligentemente con su cuidado posterior. Sin embargo, debido a que el estiramiento causa pequeños desgarros, puede generarse infección. La causa más común de una infección es el contacto de la perforación con las manos sucias. El enrojecimiento, hinchazón y dolor después de un estiramiento son normales, pero si el lóbulo de tu oreja está caliente al tacto o supura pus de color verde o amarillo, podrías tener una infección. Si tienes fiebre o escalofríos, llama a tu médico o ve a la sala de emergencia de inmediato, ya que esto podría ser un signo de una infección por estafilococos grave llamado SARM.

Más galerías de fotos



Escrito por ann jones | Traducido por priscila caminer