Problemas para correr y respirar

Durante una carrera, algunas personas encuentran dificultades para inhalar el oxígeno suficiente para satisfacer las demandas de su cuerpo. Aunque esta dificultad respiratoria se asocia comúnmente con las personas que están "fuera de forma", el síntoma en realidad podría indicar un problema médico más grave. Los problemas respiratorios pueden ocurrir en corredores tanto nuevos como experimentados, independientemente de la edad, peso o estado de salud general.

Respiración y fisiología

Cuando corres, el sistema respiratorio juega un papel crítico en el buen funcionamiento del cuerpo. Durante cualquier tipo de actividad física vigorosa, los músculos requieren una cantidad significativa de oxígeno. Como resultado, el sistema respiratorio debe trabajar más rápida y eficientemente para proveer dicho oxígeno. El aire es llega al cuerpo a través de la boca o de la nariz, después fluye hacia abajo por las vías respiratorias hacia los pulmones. En los pulmones, el oxígeno se intercambia por dióxido de carbono. Después de este intercambio, el oxígeno es transportado a varias partes del cuerpo, mientras que se exhala dióxido de carbono. Los problemas respiratorios pueden ser causados ​​por una serie de problemas en los pulmones o las vías respiratorias.

Asma a causa de ejercicio

Algunos corredores sufren de asma a causa del ejercicio, también conocido como broncoconstricción inducida por el ejercicio, lo que afecta a las vías respiratorias. Según la American Academy of Allergy, Asthma & Immunology, la condición por lo general implica un endurecimiento de las vías respiratorias y sibilantes. Durante un episodio de asma, el corredor normalmente experimenta tos, sibilancias y dolor de pecho en cada respiración. A medida que avanza el asma, se hace cada vez más difícil para el corredor recuperar el aliento y éste desarrolla fatiga.

Alergias

Los corredores con alergias deben tener especial cuidado al seleccionar el entorno donde van a correr. Una persona con alergia al polvo puede que necesite correr en el exterior, mientras que una persona alérgica a las picaduras de abejas o el polen podría evitar correr al aire libre. Cuando el cuerpo se encuentra con estos alérgenos, el sistema inmune comienza a trabajar de más, liberando químicos que dan inicio a los síntomas de alergia. Algunas reacciones alérgicas simplemente causan congestión nasal y en la garganta, lo que dificulta la respiración. Las reacciones alérgicas más graves causan anafilaxis, una inflamación severa de las vías respiratorias que puede bloquear la respiración por completo.

Alergias por el ejercicio

Aunque pueda parecer extraño, algunas personas son alérgicas al acto de hacer ejercicio. Como explica el sitio web Running Times, las personas con esta condición experimentan una reacción multi-sistémica a la actividad física. Los síntomas incluyen picazón, urticaria, cambios de temperatura, vómitos, calambres, dificultad para respirar e hinchazón de las vías respiratorias. A medida que la respiración se dificulta, el cuerpo lucha por recibir suficiente oxígeno. En algunos casos graves, la falta de oxígeno puede llevar a una pérdida de la conciencia.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD) se refiere a varias enfermedades pulmonares diferentes, que provocan que la respiración sea una tarea extremadamente difícil. Las tres condiciones principales en la categoría de la EPOC son el enfisema, la bronquitis crónica y la bronquitis asmática crónica. Según lo explicado por la American Lung Association, aquellos que sufren de EPOC tienen dificultades para respirar, incluso al realizar actividades normales. Sin embargo, si la persona intenta correr, los síntomas probablemente empeoren. Para garantizar la seguridad, una persona con EPOC debe consultar a un médico antes de realizar una rutina de ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por krista sheehan | Traducido por ana karen salgado beltrán