Problemas comunes en las rodillas ocasionados por correr

Correr es una forma conveniente de ejercicio con muchos beneficios, incluyendo la pérdida de peso, mejora de la salud y alivio del estrés; sin embargo, este ejercicio no está exento de posibles inconvenientes. Las lesiones de rodilla son comunes debido al alto impacto que afecta estas articulaciones en cada paso. Muchas de estas lesiones se pueden evitar con un calzado adecuado, estiramientos y programas de entrenamiento individualizados.

Sindrome de dolor paletofemoral

El síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) es un problema común de la rodilla causado por correr que veces se conoce como "rodilla de corredor". Tu rótula se mueve a lo largo de una ranura en el extremo inferior del hueso del muslo mientras corres. El dolor se desarrolla cuando la rótula se mueve fuera de la ranura, frotando la parte inferior contra el hueso del muslo o el fémur. El dolor es a menudo generalmente se siente en la parte frontal de la rodilla. El SDPF puede ser causado por la debilidad en los músculos cuádríceps, sobre todo a lo largo de la parte media y el interior de la parte frontal del muslo. También puede ser causado por los músculos cuádriceps tensos, particularmente en la parte exterior de la rodilla. Los factores anatómicos pueden contribuir al SDPF cómo la forma en que la rótula se encuentra en la parte superior del fémur, las articulaciones débiles, las diferencias de longitud de las piernas o la estructura del pie. Los síntomas de SDPF pueden empeorar si corres en un terreno irregular o hacia arriba y abajo de las pendientes.

Síndrome de fricción de la banda iliotibial

La banda iliotibial es una gruesa capa de tejido conectivo que se extiende a lo largo del borde exterior de tu muslo, desde la pelvis hasta la parte exterior de la rodilla. El síndrome de fricción de la banda iliotibial (SFBI) se desarrolla cuando la banda iliotibial frota contra los huesos de la pierna durante la actividad, causando inflamación. Esta es la segunda lesión más común en los corredores, y es más común en mujeres que en hombres. Las carreras de larga distancia puede contribuir a esta condición. El SFBI causa dolor y posible inflamación en el exterior de la rodilla. El dolor aumenta con la flexión de la rodilla que extiende la banda iliotibial. El descanso y los estiramientos suaves suelen disminuir estos síntomas; sin embargo, si la causa subyacente no se identifica, la condición puede volverse crónica.

Lesiones en los meniscos

El menisco es el cartílago que brinda amortiguación entre el fémur y los huesos inferiores de la pierna. Con el tiempo correr puede causar daños a esta estructura que absorbe los golpes. Mientras corres el fluido se mueve fuera del menisco, y las fibras que componen esta estructura se deforman. El menisco puede romperse, causando dolor y la sensación de que la rodilla puede "ceder" cuando pones peso sobre ella.

Distensión de los isquiotibiales

Los músculos isquiotibiales que se extienden por la parte posterior de tus muslos, doblan tu cadera y enderezan las rodillas. Estos músculos pueden distenderse especialmente con el velocismo. Las lesiones de los isquiotibiales causan un dolor en la parte posterior de la rodilla que puede extenderse hasta la parte posterior de tu muslo. Esta lesión puede ser menor o tan grave como un desgarro muscular. El dolor por la distensión de los isquiotibiales aumenta con la carga de peso, lo que puede ocasionar una cojera. Si eres incapaz de doblar la rodilla o caminar, busca atención médica inmediata.

Tratamiento

El tratamiento de las lesiones por correr depende de la causa subyacente; sin embargo, muchas de estas lesiones se resuelven con el tratamiento conservador, incluyendo la terapia física para el estiramiento, fortalecimiento y capacitación específica para el deporte; para que puedas volver a correr. El médico puede recetar medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno (Motrin, Advil) o naproxeno (Aleve, Naprosyn), o te dará una inyección de esteroides para disminuir tus síntomas. En algunos casos puede ser necesaria la cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por maria del rocio canales