Problemas de comportamiento comunes de los niños colocados en hogares adoptivos

Estar en un hogar adoptivo puede afectar profundamente la salud mental de un niño y su habilidad de interactuar con otros. Los padres adoptivos y otros que interactúan con estos niños deben estar conscientes de que el flujo de emociones que puede conducir también a cambios en el comportamiento en la escuela y el hogar. Entre más cambios experimenten, incluyendo los cambios en los cuidadores, con mayor probabilidad los niños van a desarrollar problemas de comportamiento.

Trastorno de apego

De acuerdo con un reporte de los University of Iowa Hospitals and Clinics, las interrupciones en las relaciones de apego provocadas por el cuidado activo pueden conducir a una conducción conocida como trastorno de apego reactivo, o RAD (por sus siglas en inglés). El RAD se puede manifestar en varios comportamientos en relación con los cuidadores, incluyendo ser retraído, lucir triste y apático, no sonreír, no llegar cuando lo van a recoger y mostrar una falta de interés en juegos o juguetes interactivos.

Desafío de autoridad

Después de ser retirados de su hogar y colocados con extraños, los niños en hogares adoptivos frecuentemente tienen niveles incrementados de estrés e inseguridad. De acuerdo con la American Academy of Adolescent and Child Psychiatry, la mayoría de los niños en hogares adoptivos se sienten inseguros e inciertos sobre su futuro. De acuerdo con un reporte de la Washington State University Cooperative Extension, la sensación de inseguridad frecuentemente conduce a los niños a desafiar la autoridad. Esto puede incluir no querer escuchar a las figuras de autoridad o hacer intencionalmente lo opuesto de lo que se les pidió.

Agresión contra sus hermanos

De acuerdo con la New York University Child Study Center, los niños en hogares adoptivos tienen un alto riesgo de perpetrar agresión y violencia contra sus hermanos. Esto podría significar participar en peleas físicas con sus hermanos naturales o adoptivos. Este comportamiento podría ser resultado de la separación familiar o la adversidad entre los hermanos en la familia biológica.

Llanto

El llanto constante y aferrarse las cosas también algunas veces son observados en niños en hogares adoptivos que han pasado por cambios constantes en sus cuidadores. Las visitas a los padres biológicos durante el cuidado adoptivo pueden confundir todavía más a los niños y conducir un llanto excesivo, especialmente en los niños más pequeños.

Más galerías de fotos



Escrito por alicia gallegos | Traducido por laura de alba