Problemas con los cinturones para caminar

Los cinturones para caminar son dispositivos de ayuda que se utilizan a menudo para ayudar a levantar, descender, trasladar o reubicar a una persona que tiene problemas de movilidad. Este cinturón de seguridad se puede utilizar para ayudar a una persona que tiene dificultades con el equilibrio o coordinación o que es incapaz de soportar el peso debido a la pérdida de fuerzas en las extremidades inferiores. Sin embargo, las transferencias manuales pueden ser dolorosas para el individuo debilitado, así como un potencial riesgo de lesiones tanto para el individuo como para el cuidador.

Ajuste inadecuado

Debido a que los cinturones de caminata están disponibles en una variedad de tamaños, es necesario el uso de un cinturón adecuado que se ajuste alrededor de la cintura de la persona sin estar demasiado apretado o demasiado flojo. Un cinturón que esté demasiado flojo puede caerse, causando que tanto la persona que necesita ayuda y la persona que proporciona la ayuda pierdan el equilibrio y se caigan. El cinturón debe ser apretado hasta el punto de que el cuidador pueda deslizar cómodamente sus dedos entre la correa y la cintura de la persona a cuidar. Esto previene fijar el cinturón apretado y no generar moretones en las costillas de la persona.

Uno inapropiado

Un cinturón de seguridad se puede utilizar para mover a una persona de una silla de ruedas a una cama y viceversa. El propósito de este tipo de cinturones es proporcionar apoyo mientras se moviliza a una persona y no es realmente la intención de ayudar a una persona a que realice más de unos pasos con ayuda. Al asistir a alguien con disminución de movilidad, el cuidador debe mantener la espalda recta. Para evitar lesiones en la espalda, mientras ayudas a alguien, es importante evitar movimientos giratorios y los giros bruscos. Karen Siroky, RN y director de educación de RN.com señala que depender de un cinturón de seguridad para ayudar a una persona no debe ser un sustituto para el uso de la mecánica corporal adecuada. Considera el cinturón como un dispositivo que puede ayudar a disminuir el peso que un cuidador debe levantar.

Lesión del cuidador

Los médicos cuidadores a menudo usan cinturones de caminata para dar un apoyo a los ancianos o individuos frágiles. La correa se utiliza para ayudar a mantener a la persona en una posición vertical cuando se la traslada. Cuando se necesita más de un cuidador para mover a una persona, un cinturón de sujeción con asas laterales debe ser utilizado. Un cinto con un diseño de mango lateral hace que sea más fácil para aquellos que colaboren con el individuo y ayuden a prevenir a los cuidadores de sufrir lesiones de espalda u otras lesiones relacionadas con el estrés. Una desventaja de un cinturón de seguridad es que sólo controla la parte inferior del torso. En algunos casos, la pérdida de control de la parte superior del torso puede causar un desequilibrio tanto al individuo como al cuidador y caer al suelo.

Contraindicaciones

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA, siglas en inglés) advierte que no es recomendable utilizar un cinturón de seguridad para ayudar en el movimiento de las personas que tienen problemas respiratorios graves, han tenido la espalda reciente, cirugía torácica o abdominal, sufrido una enfermedad cardíaca grave o han tenido recientemente una colostomía o ileostomía.

Propagación de infección

Otra preocupación asociada con los cinturones de marcha es la propagación de la infección. En un intento por minimizar el riesgo de propagación de infecciones, muchos hospitales y centros de atención a largo plazo ya utilizan cinturones para caminar de nylon y otros materiales sintéticos. Estos materiales son fáciles de limpiar y desinfectar. La limpieza con agua y jabón a menudo es todo lo que se necesita. Un inconveniente relacionado es que los cinturones de caminata a partir de materiales sintéticos cuestan dos a tres veces más que los hechos de tela de algodón. Los cinturones desechables son otra alternativa para el control de la infección.

Más galerías de fotos



Escrito por amber keefer | Traducido por franco castro