Problemas con las bombas de bicicleta

La presión correcta en los neumáticos es importante para maximizar la eficiencia de conducción y evitar pinchaduras. Una buena bomba de bicicleta con un manómetro incorporado puede realizar la comprobación e inflar tus neumáticos antes de un paseo rápido y fácil. Sin embargo, si alguna vez has tenido una bomba intratable, sabrás que hay un par de problemas que pueden desembocar en una bomba defectuosa.

Problemas comunes

Los problemas más comunes con bombas de bicicleta implican sellos defectuosos. Con el tiempo, la presión interna creada en una bomba puede causar fugas donde la manguera se conecta a la base o a la cabeza. Cuando esto sucede, el aire se escapa con cada bombeo, por lo que es extremadamente difícil inflar neumáticos. Otro problema es un mal sellado alrededor de la cabeza. El anillo de goma pequeño dentro de la cabeza puede desgastarse, creando fugas e impidiendo un sello hermético entre la cabeza y el vástago del neumático. El resultado suele ser que la cabeza se salga del vástago una vez que se aplica presión. Por último, un indicador defectuoso puede crear problemas. La presión recomendada varía según la rueda y el tipo de neumático, pero es importante contar con la presión adecuada, especialmente si te gusta la velocidad.

Qué hacer

Si tienes una bomba problemática, tal vez sea hora de reemplazarla. A menudo es más fácil y más rentable comprar una nueva que reparar una bomba rota. La excepción a esto es la reconstrucción de la cabeza. Es muy fácil de hacer para la mayoría de la gente y los kits de reparación cuestan unos pocos dólares.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bell | Traducido por martin santiago