Probióticos vegetarianos

Aunque podrías pensar que todas las bacterias son dañinas, ciertos tipos benéficos viven en el tracto digestivo y proporcionan beneficios para la salud. Cerca de 500 diferentes especies de bacterias normalmente habitan en los intestinos, lo que representa alrededor de 100 billones de microorganismos, según los expertos de Harvard Medical School. El consumo de este tipo de bacterias vivas en productos alimenticios o suplementos, llamados probióticos, puede tener beneficios significativos para la salud y también pueden funcionar bien como parte de una dieta vegetariana.

Probióticos basados en lácteos

Varios productos lácteos que contienen cultivos vivos de bacterias beneficiosas son buenas fuentes vegetarianas de probióticos. El yogur es un buen ejemplo, estipulando en su etiqueta que contiene cultivos vivos y no ha sido pasteurizado, un proceso que destruye microorganismos vivos. La leche que se ha enriquecido con un tipo de bacterias beneficiosas, llamado Lactobacillis acidopilus, también se encuentra disponible en la mayoría de las tiendas de comestibles y pueden aumentar tu ingesta de probióticos, siempre que los consumas sin primero calentarlos. Otra bebida probiótica llamada kefir, hecha con leche fermentada de vaca, cabra u oveja, también se puede encontrar en algunas tiendas de alimentos o especializadas.

Probióticos con base de soya

Una serie de alimentos elaborados por la fermentación de soya con bacterias beneficiosas también puede ayudar a aumentar tu ingesta de probióticos. Natto es un ejemplo de un probiótico derivado de la soya que contiene bacterias llamadas Bacillus subtilis. Tiene un olor fuerte y puede ser pegajoso, pero funciona bien mezclado con arroz y condimentos, como la salsa de soya. Otro ejemplo llamado miso, es una mezcla de soya, arroz y otros granos que se fermentan con un hongo benéfico llamado Aspergillus oryzae para producir una pasta de color rojo, blanco o marrón, con una consistencia suave y fuerte sabor. Lke natto, miso es un ingrediente común en los platos asiáticos y disponible en tiendas especializadas.

Alimentos probióticos a base de col

La col también puede ser fermentada con bacterias beneficiosas para producir alimentos enriquecidos con probióticos. El plato coreano llamado kimchi es un buen ejemplo, hecho con repollo encurtido con condimentos y una mezcla de microorganismos benéficos para producir un plato especiado. El chucrut es una alternativa derivado de la col sin este sabor picante, también hecho por la fermentación de la col con probióticos y sal para producir un plato avinagrado que contiene ácido láctico producido durante la fermentación. Tanto el chucrut y el kimchi se deben consumir sólo calentando suavemente sin ebullición, para preservar los organismos probióticos.

Suplementos probióticos

Los suplementos que contienen cultivos probióticos también están disponibles en tiendas de alimentos naturales, en cápsulas o tabletas, o en forma de gránulos secos. Estos pueden contener Lactobacillus acidophilus solo o una mezcla de microorganismos probióticos y deben ser refrigerados para mantener su potencia. Si sigues una dieta vegana, revisa las etiquetas para asegurarte de que los organismos se han cultivado como cultivos sin leche.

Seguridad y beneficios

Los alimentos probióticos y suplementos son generalmente considerados como seguros y libres de efectos secundarios significativos, de acuerdo con el National Center for Complimentary and Alternative Medicine en el National Institutes of Health. También pueden conferir beneficios para la salud, según la Organización Mundial de la Salud, que en 2001 informó que los probióticos pueden ayudar a mejorar los padecimientos como diarrea, infección urogenital, colitis y ciertas alergias. Platica con tu médico para decidir si podrían ser útiles para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne marie | Traducido por mayra cabrera