¿Los probióticos producen gases?

Los suplementos probióticos tienen por objeto ayudar a la salud digestiva, pero en algunos casos pueden causar aumento de gases y la hinchazón. Los probióticos pueden ayudar a la digestión y proteger el cuerpo contra las bacterias dañinas mediante el mantenimiento de un equilibrio entre las bacterias buenas y las dañinas. No son para todos, y se deben tomar bajo la dirección de un médico.

Acerca de los probióticos

Los probióticos son microorganismos que viven naturalmente en el sistema digestivo que ayudan a mantener la salud digestiva y la regularidad. Aunque se necesita más investigación, los probióticos pueden ayudar a prevenir y reducir la gravedad de los resfriados, prevenir el eczema, ayudar a tratar las infecciones intestinales, reducir la recurrencia del cáncer de vejiga, prevenir las infecciones vaginales por levaduras, tratar la diarrea y el tratamiento del síndrome del intestino irritable. También se encuentran naturalmente en el yogur, kéfir y productos lácteos cultivados. Los productos lácteos que contienen probióticos indicarán que el producto contiene cultivos vivos y activos.

Efectos secundarios de gases y distensión

El uso de suplementos probióticos se considera generalmente seguro para la mayoría de la gente cuando se utiliza según las indicaciones. Si desarrollas reacciones adversas después de tomar un suplemento probiótico, llama al médico para una evaluación. Los efectos secundarios comunes para algunas personas que están tomando de una hasta dos mil millones de células probióticas diarias son gases, malestar estomacal y diarrea, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center. Estos efectos secundarios son el resultado del aumento repentino de las bacterias en el sistema digestivo. Los efectos secundarios comunes deberían desaparecer en unos pocos días, una vez que el cuerpo se acostumbra a un aumento de la dosis.

Intolerancia a la lactosa

Las personas que son intolerantes a la lactosa pueden desarrollar síntomas del uso de un suplemento de probióticos. Algunos contienen probióticos de la leche, lo que puede desencadenar hinchazón, gases y diarrea dentro de unos minutos después de ingerir el suplemento. La intolerancia a la lactosa es un trastorno digestivo común que ocurre cuando el sistema digestivo no puede digerir el azúcar de la leche, de acuerdo a la National Digestive Diseases Information Clearinghouse. Si eres intolerante a la lactosa, utiliza un suplemento probiótico sin lactosa o toma un suplemento de la enzima lactasa, junto con los probióticos para prevenir cualquier síntoma.

Precauciones

Si tienes una alergia a la leche, un sistema inmunológico comprometido o válvulas cardíacas artificiales, debes hablar con un médico antes de usar probióticos. La alergia a la leche puede causar gases, diarrea, náuseas, vómitos y dolor de estómago, y puede dar lugar a síntomas que amenazan la vida, tales como dificultad para respirar, una caída súbita de la presión arterial y el ritmo acelerado del corazón. Si tienes válvulas cardíacas artificiales, estás en mayor riesgo de desarrollar una infección de la válvula cardíaca por el uso de probióticos.

Más galerías de fotos



Escrito por diane marks | Traducido por mariana van der groef