¿Cómo saber si los probióticos están funcionando?

Los probióticos son una forma de suplementos de bacterias saludables usadas para recolonizar el intestino. El intestino es hogar de trillones de microorganismos, y el equilibrio y composición de éste afecta todo desde la asimilación de nutrientes hasta la salud inmune. Quizás necesites suplementar con probióticos si la flora de tu intestino ha sido comprometida. Hay varios signos que indican que los probióticos están ayudando.

Razones para tomar suplementos


La suplementación con probióticos puede ayudar a un intestino saludable y equilibrio general en el cuerpo.

La flora intestinal dañada, lo que puede ser causado por antibióticos, azúcar, alcohol y otros varios culpables comunes, puede llevar a diversos problemas de salud, desde desórdenes autoinmunes hasta cándida o depresión. El malestar digestivo, la disfunción inmune, los trastornos de la piel y los problemas de estado de ánimo son signos potenciales de disbiosis intestinal. La suplementación con probióticos -junto con los cambios en la dieta y estilo de vida- puede apoyar la salud intestinal y el balance general en el cuerpo.

Empeoramiento temporal de los síntomas


La inflamación y el gas son signos de que las bacterias buenas están recolonizando el intestino.

Si decidiste suplementarte con probióticos debido a diarrea crónica, brotes en la piel u otros problemas agudos, tus síntomas empeorarán los primeros días o semanas de la suplementación con probióticos. De acuerdo a Probiotics.org, los síntomas como diarrea, gas, inflamación, urticaria y acné son señales de que las bacterias buenas están volviendo a colonizar el intestino. Si los síntomas duran más de 14 días, busca a tu médico para ver si estás tomando las cepas correctas de probióticos para tu condición específica.

Venciendo las infecciones


Los probióticos pueden ayudar a las infecciones por levaduras o pie de atleta.

Si tiendes a obtener infecciones por levaduras, pie de atleta o infecciones crónicas del tracto urinario, puedes encontrar que estas condiciones mejoran después de comenzar la suplementación con probióticos. Otros signos en que los probióticos trabajan incluyen un aumento de energía, estabilización de humor y reducción del anhelo por carbohidratos complejos.

Apoyo del sistema inmune


Los probióticos también apoyan al sistema inmune.

Hay un cuerpo de evidencia científica para apoyar el hecho de que los probióticos pueden ayudar a la función inmune. De acuerdo con investigación publicada en "American Journal of Clinical Nutrition" en febrero del 2001, la suplementación con probióticos ha demostrado regular al sistema inmune mediante la mediación de la inflamación. Una revisión publicada en "Annals of Allergy, Asthma and Immunology" en diciembre del 2008, nota que la suplementación con probióticos muestra promesas en reducir los síntomas de alergias y asma. Los signos de que los probióticos pueden estar trabajando incluyen una reducción en alergias estacionarias, una disminución en la frecuencia de resfriados, mejoras de desórdenes atópicos como asma y mayor resistencia a las infecciones transmitidas por los alimentos.

Precauciones


Habla con tu médico si tus síntomas duran más de dos semanas.

Si tus síntomas siguen igual o empeoran después de dos semanas de terapia con probióticos, habla con tu proveedor de salud para determinar si estás consumiendo una dosis benéfica de un producto apropiado. Llama a tu médico enseguida si experimentas cualquier tipo de reacción alérgica incluyendo urticaria, picazón, hinchazón o dificultad para respirar.

Más galerías de fotos



Escrito por amy myszko | Traducido por arcelia gutiérrez