Los probióticos durante la lactancia

La lactancia materna es una forma importante de darle a tu bebé tanto una nutrición densa como bienestar físico. Otro de los beneficios de la lactancia materna es que las bacterias que colonizan el intestino de la madre se transmiten de una madre al bebé en la leche materna. Cuando una madre está tomando probióticos, existe evidencia de que estos "insectos buenos" pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico de un bebé y pueden ser útiles para tratar o incluso prevenir los cólicos, las alergias y las enfermedades de la piel como el eccema atópico.

Visión general de los probióticos

El cuerpo humano es el hogar de aproximadamente 100 billones de microorganismos con más de 400 especies de bacterias diferentes. Puedes apoyar a las bacterias intestinales saludables comiendo alimentos fermentados como el yogur, el kimchi, al kombucha, el kefir y el miso. También puedes tomar probióticos en forma de suplemento en cápsulas, polvo o líquido. Los beneficios de tomar regularmente probióticos son numerosos e incluyen la protección de los intestinos de los "bichos malos", junto con la prevención o el tratamiento del síndrome de intestino permeable (una condición que hace que la barrera intestinal se vuelva permeable) que puede conducir al desarrollo de alergias a los alimentos y trastornos autoinmunes. La flora intestinal saludable también juega un papel importante en la digestión, regula el metabolismo y genera más del 75 por ciento del sistema inmunológico, de acuerdo con la acupunturista y practicante de medicina integradora Chris Kresser.

La salud intestinal y la inmunidad en los bebés alimentados con leche materna

Los bebés recién nacidos dependen casi exclusivamente de la leche materna para obtener una protección inmune de su entorno, por lo menos durante las primeras semanas de vida. Según el Dr. Alexander Rinehart, la lactancia materna durante las primeras semanas y meses de vida del bebé es una manera importante de lograr un equilibrio saludable de bacterias beneficiosas en el intestino del bebé. Como el intestino es el centro del 60 a 70 por ciento del sistema inmunológico, inocular el intestino de un bebé con probióticos a través de la lactancia materna es una estrategia importante para fortalecer el sistema inmunológico en general de un bebé. Si una madre tiene disbiosis intestinal (cuando la flora intestinal está fuera de balance) entonces el intestino del bebé también será colonizado con bacterias dañinas. Tomar probióticos es una manera excelente para la mamá de fortalecer su salud intestinal y transmitir estos bichos amigables a su bebé.

Los probióticos para prevenir el eccema en bebés

Otro de los beneficios de tomar probióticos durante el embarazo y la lactancia es la reducción de enfermedades como el eccema. Un estudio publicado en la edición de enero 2002 de "Journal of Allergy and Clinical Immunology", encontró que la administración de probióticos a mujeres embarazadas y lactantes aumentaban el potencial inmunoprotector de su leche materna. Los científicos demostraron que los probióticos incrementaron una sustancia anti-inflamatoria llamada factor de crecimiento de transformación beta 2 y que es una forma segura para reducir el riesgo de eccema en los dos primeros años de vida.

Probióticos y cólicos

El cólico es un problema común y bastante misterioso para los bebés y los nuevos padres. Los bebés con cólicos han aumentado la inflamación intestinal y tienen menos diversidad de flora intestinal, según un estudio publicado en "Journal of Pediatrics", en diciembre de 2009. Tomar probióticos durante la lactancia es una manera de asegurarse de que los bebés tengan una diversidad de flora intestinal saludable para prevenir el crecimiento excesivo de bacterias pro-inflamatorias.

Más galerías de fotos



Escrito por amy myszko | Traducido por javier enrique rojahelis busto