Probióticos para los diabéticos

Los probióticos son como bacterias amigables que promueven la buena salud. Presentes en alimentos como el yogur y en suplementos en forma de píldoras, se han convertido en una sensación de los supermercados y tiendas de dietética estadounidenses con sus promesas de alivio para las afecciones digestivas. En investigaciones recientes, los probióticos han demostrado ser importantes para los diabéticos tipo 1 y 2. La esperanza es que usando probióticos para alterar el tipo de bacterias en el intestino se podría prevenir la diabetes tipo 1 y que los probióticos podrían ser algún día parte de una estrategia de tratamiento para la diabetes tipo 2.

Fundamentos sobre los probióticos

La palabra probiótico significa "para la vida", y es posible que si últimamente has estado frente al estante de los suplementos saludables o has leído las etiquetas de los yogures, hayas visto el término promocionado en los envases de los productos. Los probióticos con bacterias vivas y activas, que a menudo son llamadas también cultivos. En este momento en tu tubo digestivo hay cierta cantidad de bacterias normalmente llamada flora intestinal; como en el caso de las plantas, las bacterias benéficas son "suelo fértil que contribuye a la salud del colon" y a la salud de todo tu cuerpo, dice AskDrSears.com. Dos de las cepas más comunes son Lactobacillus y Bifidobacterium. Los probióticos promueven la salud digestiva acidificando el tracto digestivo y por consiguiente, inhibiendo a las bacterias dañinas que producen malestares digestivos. Pueden ayudar a los movimientos intestinales regulares y darte algo de alivio ante la diarrea, el síndrome de colon irritable y la intolerancia a la lactosa.

Para la diabetes tipo 1

Los probióticos tienen aplicacioness importantes para la diabetes tipo 1 y tipo 2. Los investigadores de la University of Florida informaron en Mayo de 2011 en "Future Medicine" que los probióticos pueden prevenir o dilatar la aparición de diabetes tipo 1. La premisa repite lo que los científicos saben desde hace algún tiempo. Tu intestino es tu órgano imnunológico más grande y tomar probióticos es una forma de evitar las enfermedades. La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune. La University of Florida está promocionando aplicaciones para licenciar un nuevo enfoque sobre cómo combatir la enfermedad usando Lactobacillus aislados como aditivo alimentario. La universidad afirma que este enfoque modifica la flora intestinal, disminuye el estrés oxidativo y la inflamación y reduce la filtración intestinal.

Para la diabetes tipo 2

La flora intestinal de los diabéticos tipo 2 podría ser diferente a la de las personas no diabéticas. Eso dicen los autores de un informe publicado en línea en febrero de 2010 por "PLoS One", quien sugiere que hay una relación entre las enfermedades metabólicas y la composición de las poblaciones bacterianas en los intestinos. En su muestra, las personas con diabetes tenían menor proporción del filo Firmicutes y la clase Clostridia y mayor proporción de Belatoproteobacterias. Además el equilibrio de algunas bacterias con respecto a otras dependía mucho de los niveles de glucemia. Esto sugiere que las bacterias intestinales deberían ser convertidas en estrategias para controlar la diabetes.

Junto con los antibióticos

Los probióticos pueden ayudar a prevenir y tratar las infecciones por levaduras, que es un problema común entre los diabéticos y es causado por la hiperglucemia. Según los autores de un informe de noviembre de 2008 en "American Family Physician", los profesionales de la salud aconsejan a los pacientes tomar probióticos cuando toman antibióticos. La idea es que éstos pueden mitigar algunos de los efectos secundarios de los antibióticos, que incluyen la destrucción de las bacterias saludables. La forma más común de obtener los probióticos es ingerirlos, es decir que lo más probable es que no estén cubiertos por tu seguro de salud. Los productos lácteos, especialmente el yogur, son las fuentes más comunes de probióticos. Busca una etiqueta que diga "contiene cultivos activos vivos". El miso, el tempeh y algunas bebidas de soja están desarrollándose en el uso de probióticos. Además, estos cultivos vienen en forma de suplementos en forma de píldoras y crema. En los ámbitos clínicos, los probióticos pueden inyectarse directamente en el intestino.

Precaución

Con la cantidad de promoción que rodea a los probióticos, es difícil distinguir mitos de verdades. Si eres diabético y estás pensando en tomar probióticos, es importante que evites los suplementos que afirman tener poderes curativos. El National Center for Complementary and Alternative Medicine advierte que los probióticos han sido estudiados en profundidad para ciertas poblaciones, como los niños, los ancianos y las personas con trastornos del sistema inmunológico. Habla con tu médico sobre la seguridad, los beneficios y los posibles problemas asociados a tomar probióticos.

Más galerías de fotos



Escrito por angela ogunjimi | Traducido por paula santa cruz