¿Los probióticos alivian el estreñimiento?

Es posible que experimentes uno o más episodios de estreñimiento durante toda tu vida. Entre algunas de las posibles causas de esta afección se encuentran la dieta con bajo contenido de fibras, el poco consumo de agua, el uso de antiácidos o enfermedades tales como el síndrome del intestino irritable. Sin embargo, si experimentas episodios de estreñimiento con frecuencia debes consultar a tu médico.

Evidencias

Los probióticos son bacterias saludables que mantienen al intestino sano y pueden tratar una variedad de problemas de salud. En un estudio publicado en el "Journal of Clinical Gastroenterology" en septiembre de 2010, un equipo de investigadores italianos afirma que las alcachofas (artichokes) fortificadas con la cepa de Lactobacillus paracasei son útiles para tratar el estreñimiento, reducir la distensión abdominal y disminuir la sensación de evacuación incompleta.

Consideraciones

No obstante, los resultados de los estudios son dispares. Por ejemplo, un estudio publicado en la edición de junio de 2011 de la revista “Pediatrics” demostró que los probióticos aumentaron la frecuencia de las deposiciones en niños con estreñimiento, pero no fueron ni más ni menos efectivos que el producto de control. Sin embargo, los investigadores sugieren que las fallas en los estudios pueden deberse al período de tiempo durante el que se tomaron los probióticos. Además, vale la pena destacar que existen muchas especies de cepas de probióticos que tienen diferentes efectos en el cuerpo. Es posible que ciertas especies y cepas sean más efectivas que otras para tratar el estreñimiento.

Dosis

Puedes obtener probióticos al consumir alimentos fermentados como el yogur y el kéfir o en forma de suplementos. Según Leslie Beck, dietista registrada y autora del libro “The Complete A-Z Nutrition Encyclopedia", la dosis diaria típica de probióticos para adultos se encuentra entre 1 mil millones y 10 mil millones de organismos viables y se debe tomar en tres o cuatro dosis separadas. Los productos infantiles pueden contener aproximadamente un cuarto o la mitad de la dosis para un adulto. Sin embargo, consulta a tu médico antes de administrar probióticos a tu hijo para tratar un problema médico.

Precauciones

El consumo de probióticos suele ser seguro, pero puede aumentar los gases digestivos y provocar hinchazón o flatulencias. Por lo general, estos síntomas se alivian a medida que tu cuerpo se acostumbra a los probióticos. Si padeces afecciones tales como pancreatitis o enfermedades inmunodepresivas, como VIH, consulta a tu médico antes de tomar probióticos para tratar el estreñimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por kay uzoma | Traducido por valeria d'ambrosio