Probiótico versus acidophilus

Los probióticos, también conocidos como "bacterias buenas" son microorganismos vivos similares a los que pueblan los intestinos humanos. Los Lactobacillus acidophilus, comúnmente conocidos como acidophilus o L. acidophilus, son una cepa particular de probióticos. Hay muchas diferentes cepas de probióticos, cada una de las cuales afecta al cuerpo de diferentes maneras. Los acidophilus pueden diferenciarse de un probiótico genérico basado en su fuente y su eficacia en el tratamiento de diversas condiciones.

Fuentes de probióticos

Los probióticos se encuentran en una amplia variedad de alimentos fermentados, como productos lácteos cultivados como el kéfir, el yogur y el queso, las verduras fermentadas como el chucrut y el kimchi, y las bebidas probióticas como el kéfir y agua de coco kéfir. Los probióticos también se pueden tomar en forma de cápsulas como suplementos dietéticos.

Fuentes de acidophilus

La cepa probiótica particular de acidophilus se encuentra comúnmente en el yogur y otros alimentos fermentados como el miso y el tempeh. También está disponible en los suplementos dietéticos probióticos. Si deseas consumir acidophilus, asegúrate de leer las etiquetas del producto, ya que no siempre está presente en los alimentos en los que esperarías encontrar.

Usos de acidophilus

Aunque la mayoría de las investigaciones sobre acidophilus son aún preliminares, la investigación actual muestra que los acidophilus pueden ser útiles en el tratamiento de la vaginosis bacteriana. Algunos estudios también sugieren que los acidophilus pueden ayudar a prevenir la diarrea del viajero, aunque otros estudios no han encontrado que este mismo beneficio. Dada la larga historia de los seres humanos que consumen acidophilus, es probable que esta bacteria confiera muchos otros beneficios que los científicos aún tienen que descubrir.

Usos de los probióticos

Los probióticos distintos de los acidophilus son útiles en muchas formas diferentes. Al igual que con los acidophilus, los investigadores están empezando a comprender la eficacia de determinadas cepas de probióticos. Los probióticos parecen ser los más prometedores para el tratamiento de problemas de digestión, como la diarrea, síndrome del intestino irritable y la enfermedad inflamatoria del intestino. Ellos también pueden ser eficaces en la prevención y el tratamiento de enfermedades de la piel tales como el eccema. Los probióticos también se utilizan para repoblar el intestino con bacterias buenas después de una ronda de antibióticos, ya que los antibióticos destruyen las buenas y malas bacterias en el curso de la lucha contra una infección.

Seguridad

Los probióticos en general y, en particular los acidophilus, son generalmente considerados como seguros: los seres humanos han estado consumiendo probióticos en los alimentos desde hace miles de años y la mayoría de los tipos de probióticos ya están presentes en su cuerpo. En teoría, los probióticos podrían suponer un riesgo para las personas con sistemas inmunológicos débiles, así que asegúrate de consultar a tu médico antes de tomar probióticos si estás preocupado acerca de su función inmunológica. Las reacciones alérgicas pueden también ser motivo de preocupación, ya que muchos suplementos de acidophilus se cultivan en los productos lácteos. Trata de ser diligente en la lectura de etiquetas de los alimentos y suplementos si te preocupas acerca de las alergias alimentarias.

Más galerías de fotos



Escrito por meghan slocum | Traducido por mayra cabrera