Cómo probar la motricidad fina

La motricidad fina requiere del uso de los dedos para realizar actividades como cortar, dibujar y levantar objetos pequeños. Requieren fuerza de dedos y un control que lleva tiempo desarrollar. Mientras que son logros básicos que tu médico o docente de preescolar buscarán, es importante recordar que todos los niños se desarrollan a su propio tiempo. Hay maneras divertidas de probar y mejorar la motricidad fina que puedes hacer en casa con tu bebé.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Papel
  • Marcador negro
  • Crayones
  • Tijeras de seguridad
  • Tubo de margarina
  • Cuchillo
  • Contenedor de monedas u otras fichas
  • Formas de ventosas para bañeras
  • Gotero
  • Paleta de pintura o bandeja de hielo
  • Cuentas pequeñas
  • Pinzas
  • Colorante de comida
  • Masilla suave o plastilina

Instrucciones

  1. Prueba la motricidad fina de tu hijo con un ejercicio de trazado y de corte. Con un marcador negro, traza un círculo u otra forma en una hoja de papel. Coloca otra pieza de papel sobre el dibujo y pídele a tu hijo que trace el objeto. No esperes que sea perfecto. Lo que estás buscando es que tu hijo pueda seguir un patrón básico con sus movimientos de dedos. Pídele que recorte el objeto con las tijeras de seguridad. Nuevamente, estás buscando habilidad, no cortes perfectos.

  2. Corta una pequeña abertura en la tapa de un contenedor de margarina, similar a la abertura de una alcancía. Coloca esto frente a tu hijo junto con un contenedor de monedas. Pídele que pase las monedas una por una hacia el contenedor de margarina. Esta actividad apunta a la coordinación de la motricidad fina y ayuda a desarrollar los músculos pequeños en la mano.

  3. Busca un buen agarre de trípode para objetos como crayones o lápices. Con un buen agarre, el lápiz se sujeta entre el dedo índice y el pulgar mientras se apoya en el dedo mayor. Utilizando los crayones rotos, o los lápices más cortos con los niños pequeños ayudas a promover un buen agarre.

  4. Fortalece la motricidad fina realizando varios juegos que utilicen pequeñas herramientas y objetos. Compra algunas formas divertidas de ventosas para evitar resbalones en la bañera. Colócalas en una mesa con las ventosas hacia arriba. Llena un contenedor con agua y agrega unas gotas de colorante para comida. Haz que tu niño aspire el agua con un gotero y transfiera gotas individuales a las ventosas. Para una variante, utiliza pinzas para transferir cuentas pequeñas a las secciones de la paleta de pintura o a una hielera.

  5. Fortalece los pequeños músculos de las manos jugando con arcilla. Amasando, presionando y enrollando la arcilla se ayuda a trabajar los músculos de las manos. Intenta ocultar las cuentas pequeñas de la arcilla haciendo que tu hijo las encuentre.

Más galerías de fotos



Escrito por deborah lundin | Traducido por sebastian castro