Principios para una paternidad guiada por la gracia

La paternidad está llena de desafíos. Todo comienza con un nacimiento intenso y sigue con una falta de sueño durante los primeros meses. Luego, sigue el crecimiento gradual y desconcertante para convertirse en seres independiente con sus propias opiniones y deseos. La paternidad guiada por la gracia, suaviza el viaje y mantiene todo en perspectiva, ya que los padres y los niños crecen juntos.

Considera la paternidad como algo sagrado

La crianza de los hijos llevará al límite las ideas de una persona sobre la vida y lo que considera sagrado, como solo este rol lo puede hacer. La paternidad guiada por la gracia incluye agradecer el regalo en todo los aspectos, sí, hasta cuando cambias los pañales o te levantas a mitad de la noche por enésima vez, según el Parenting With a Purpose (Paternidad con propósito), una página web administrada por educadores. Conéctate a través de la oración, la meditación, al leer tus citas inspiradoras o libros favoritos, disfruta el tiempo que usas para reflexionar, o escribe sobre lo que consideras sagrado de la paternidad.

Descubre las oportunidades en los desafíos

Los desafíos no tienen que ser una lucha cuando estás preparado para ellos durante la paternidad. Los padres son los primeros en admitirlo. De acuerdo a la página web Uncommon Parenting (Una paternidad fuera de lo común), debes buscar las oportunidades escondidas en las dificultades para poder ser un padre con gracia. Tal vez, el grito de uno de los niños es una oportunidad para practicar la paciencia y la escucha de cuerpo entero. Tal vez, la resistencia de un adolescente es una oportunidad para definir y comunicar de una manera más clara los límites impuestos con amor.

Aprende a guiar con amor

Los padres son el ejemplo principal de la gracia para los niños. Según la página web Conscious Discipline (Disciplina Consciente) la crianza de los hijos puede ser un curso de auto-crecimiento en compasión, empatía, escucha, liderazgo efectivo y amor. Cuando tu hijo esté enojado, ponte en su lugar para ver cómo se debe estar sintiendo y escúchalo atentamente. Dile algunas palabras que le hagan saber que lo estás escuchando, tales como “Siento que estás muy enojado. Te estoy escuchando y estoy junto a ti. Me importas.” Demuestra cómo guiar tu vida y la de otros con amor.

Permite que la paternidad sea un proceso de aprendizaje

La paternidad es una serie de invitaciones a que aprendamos más de nosotros mismos, de nuestros hijos, de nuestra visión de la vida y de nuestros valores. Permítete recibir la gracia para poder aprender de los errores y deja como legado esa misma gracia a tus hijos cuando hacen algo que no concuerda con lo que ellos hubieran querido. Cuando los percances se ven como parte de todo un gran proceso, es mucho más fácil experimentar, vivir y prolongar la gracia.

Cultiva la paciencia, la confianza y el agradecimiento

La paternidad prueba la paciencia y la confianza hasta que parece que no queda más nada. Acepta lo que es, y avanza. Decide qué es lo que necesita de tu atención y luego encuentra la forma de agradecer por eso y escríbelo, haz una lista que pueda actualizarse, que puedas agregar y revisar todos los días. Recuerda cuánto la práctica de las habilidades de agradecimiento, paciencia y confianza pueden ayudarte a experimentar la gracia en la crianza de tus hijos.

Más galerías de fotos



Escrito por amy phoenix | Traducido por liz mancilla