Las principales cuatro funciones de los nutrientes

Los alimentos que ingerimos contiene nutrientes que nos alimentan y mantienen saludables. Más de 40 nutrientes son esenciales, lo que significa que son vitales para el crecimiento y el mantenimiento de la salud. El término esencial denota que el cuerpo no puede producir estos nutrientes y que necesita un suministro constante de los alimentos. Estos incluyen los carbohidratos, las proteínas y las grasas, que son necesarios en grandes cantidades y que se conocen como macronutrientes, así como vitaminas y minerales, que caen bajo la categoría de micronutrientes, ya que son necesarios en cantidades más pequeñas. Independientemente de las cantidades en las cuales se requieren, todos los nutrientes desempeñan papeles específicos en el cuerpo y son igualmente importantes para la salud.

Fuente de energía

Una de las funciones más importantes que cumplen los nutrientes es como fuentes de energía necesaria para llevar a cabo cualquier actividad física. También se requiere energía para las funciones involuntarias que tienen lugar sin cesar como el latido del corazón, la digestión de los alimentos y la respiración. Aunque los carbohidratos son los principales contribuyentes de la energía en la mayoría de las dietas, otros dos nutrientes que también proporcionan la energía son las grasas y las proteínas. Cada gramo de hidratos de carbono proporciona 4 calorías, que es similar a la cantidad proporcionada por un gramo de proteína, mientras que un gramo de grasa proporciona 9 calorías. Las Dietary Guidelines for Americans recomiendan que consumas del 45 al 65 por ciento de tus calorías de los carbohidratos, el 10 al 35 por ciento de las proteínas y del 20 al 35 por ciento de las grasas.

Energía y metabolismo de las proteínas

El metabolismo de los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas para liberar la energía requiere de la vitamina C y las vitaminas del complejo B: tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, ácido fólico, vitamina B-6 y vitamina B-12. Las vitaminas ayudan a descomponer los macronutrientes complejos en sus elementos constitutivos. Los hidratos de carbono se descomponen en unidades básicas de monosacáridos tales como glucosa, las proteínas en aminoácidos y las grasas en ácidos grasos. Las vitaminas ayudan en la liberación de energía de la glucosa, ácidos grasos y aminoácidos. Sin embargo, como las proteínas son esenciales para otras funciones corporales, sólo se utilizan como fuente de energía si tu dieta carece de hidratos de carbono y grasas.

Crecimiento y desarrollo

El papel de las proteínas como un nutriente esencial durante períodos de crecimiento es único, ya que es un componente esencial de todas las células, tejidos, huesos, cartílagos, músculos, piel, pelo, huesos, ligamentos y del plasma sanguíneo. Es fundamental para el crecimiento y desarrollo normales. En todas las etapas de la vida, la proteína juega un papel importante en la reparación y el mantenimiento de los tejidos y músculos y para la fabricación de varias hormonas y enzimas. Otros nutrientes esenciales para el crecimiento, el mantenimiento de la estructura celular y la función de las membranas celulares incluyen grasas, calcio, fósforo, zinc y yoduro.

Salud ósea


Incluye productos lácteos en tu desayuno para obtener cantidades adecuadas de todos los nutrientes.

El calcio y la vitamina D son a menudo los dos nutrientes enfatizados para mantener la salud ósea, especialmente a medida que envejeces y aumenta el riesgo de osteoporosis. Sin embargo, los minerales como el fósforo, potasio, magnesio, flúor, hierro, cobre, manganeso, boro y zinc, así como las vitaminas A, K, C y las vitaminas del complejo B son igualmente importantes para tener huesos saludables. Incluye leche, huevos, productos lácteos, frutas, verduras, panes enriquecidos y cereales para el desayuno en tu dieta para obtener cantidades adecuadas de todos los nutrientes.

Otras funciones

El papel de los nutrientes se extiende a otros aspectos de la salud. El hierro, cobre, ácido fólico, vitaminas B-6 y B-12 son de vital importancia para la formación de la sangre, mientras que el calcio y la vitamina K son esenciales para la coagulación. El sodio, el potasio y el cloruro ayudan a mantener el equilibrio de los iones en las células y son esenciales para la transmisión de los impulsos nerviosos. Del mismo modo, algunos nutrientes juegan un papel en el desarrollo de un sistema inmunológico saludable y ayudan a combatir las infecciones, mientras que otros actúan como antioxidantes y protegen las células a partir de compuestos perjudiciales. Comer una variedad de alimentos todos los días es la mejor manera de obtener todos los nutrientes esenciales para mantener la salud.

Más galerías de fotos



Escrito por sukhsatej batra | Traducido por maría florencia lavorato