Principales causas de abuso infantil

El abuso infantil se compone de abuso físico, verbal, sexual y emocional, así como de abandono, según Psychology Today Diagnosis Dictionary. Los niños abusados ​​pueden resultar gravemente heridos o posiblemente mueran. Algunos quedan con profundas cicatrices emocionales del abuso verbal y emocional que a menudo pasa desapercibido. Aquellos que son ignorados pueden sufrir de falta de alimentación, falta de atención médica o insuficiente amor, atención y comodidad, dice Psychology Today. Si bien nunca hay una excusa abusar de un niño, existen factores coadyuvantes y causas que conducen a situaciones que resultan en el maltrato infantil.

Dentro de la mente

Hay rasgos y características de personalidad que se encuentran frecuentemente en los padres que abusan de sus hijos, aunque tener estos rasgos no necesariamente conduce a un comportamiento abusivo o negligente. La enfermedad mental, la baja autoestima y el comportamiento anti-social, así como una historia de haber sido abusado o testigo de violencia familiar durante su crecimiento, son algunas de las características que pueden llevar los cuidadores a abusar de los niños a su cargo, según el U.S. Department of Health and Human Services, Child Welfare Information Gateway. El abuso de sustancias por la madre o el padre también aumenta el riesgo de abuso de menores, según el National MCH Center for Child Death Review. Los cuidadores que abusan de las drogas o el alcohol pueden no satisfacer las necesidades de sus hijos y tener expectativas inapropiadas para la edad, así como sufrir consecuencias estrictas o gastar su dinero en su adicción en lugar de en proporcionar un ambiente seguro para sus hijos.

La falta de habilidades de crianza adecuadas

Algunos padres repiten la forma en que los criaron sin ser conscientes de que son abusivos o negligentes. Algunos padres, por ejemplo los padres adolescentes, pueden no ser conscientes de las exigencias de cuidar y criar a los niños de corta edad. Las expectativas poco realistas impuestas a sus hijos pueden llevar a estos padres a abusar emocional, física o verbalmente de sus hijos cuando no pueden cumplir con esas expectativas, de acuerdo con el artículo, "Child Abuse and Neglect", publicado el HelpGuide.org. Ver a un terapeuta, un grupo de apoyo o tomar clases para padres puede ayudarlos a que aprendan diferentes prácticas de crianza, a regular sus emociones y reducir el riesgo de un comportamiento abusivo.

Violencia doméstica

Los niños que crecen en hogares donde ocurre la violencia doméstica tienen un mayor riesgo de ser dañados o abusados, de acuerdo con el artículo, "Child Protection in Families Experiencing Domestic Violence", publicado en el sitio web del U.S. Department of Health and Human Services. Estos niños pueden ser lastimados o maltratados con o sin intención. Por ejemplo, algunos niños tratan de intervenir en caso de que su padre esté abusando de su madre y pueden ser lanzados a través del cuarto. Los niños más pequeños pueden ser arrojados por las escaleras con la madre que los sostiene. Algunos abusadores pueden atacar a sus hijos después de que abusan de su cónyuge.

Estrés familiar

El estrés familiar puede ser un factor de riesgo para el abuso de menores en algunas familias. En las familias donde los altos niveles de estrés coinciden con el abuso de menores, no está claro si se trata de mayores niveles reales de estrés, niveles de percepción de mayor estrés o síntomas exacerbados de ansiedad, depresión o ira provocados por el aumento del estrés que a su vez aumenta el riesgo de la conducta abusiva, según el U.S. Department of Health and Human Services. Los niños con necesidades especiales o problemas de conducta, dificultades asociadas a las familias monoparentales y las dificultades maritales o financieras pueden aumentar los niveles de estrés en el hogar, de acuerdo con HelpGuide.org. Sin el apoyo adecuado, los padres aumentan el riesgo de llegar a ser abusivos.

Más galerías de fotos



Escrito por karen kleinschmidt | Traducido por natalia pérez