Primeros síntomas del herpes zóster

El herpes zóster, más conocido como culebrilla, es la reactivación de una infección previa con el virus varicela-zóster, o VZV. Cuando contraes por primera vez el VZV, éste produce varicela. Durante la recuperación, el virus no se va del cuerpo sino que queda inactivo en los nervios. La culebrilla aparece cuando éste se reactiva. Esta enfermedad tiene una fase preeruptiva, que ocurre antes que aparezca el brote, y una fase eruptiva con lesiones tipo ampollas. Los primeros síntomas ocurren durante la fase preeruptiva de la enfermedad.

Fiebre y escalofríos

La fiebre es comúnmente el primer síntoma del herpes zóster. También puede haber escalofríos. Estos síntomas comienzan antes de que aparezca la erupción en la piel y a menudo perduran durante todo el curso de la enfermedad.

Dolor de cabeza y fatiga

El dolor de cabeza puede ocurrir durante la fase preeruptiva del herpes zóster. Una sensación de malestar generalizado y un cansancio inexplicable también están presentes normalmente. Según los Centers for Disease Control and Prevention, esta fase dura normalmente 2 a 4 días antes de que aparezcan las primeras lesiones en la piel.

Náuseas y diarrea

Las náuseas pueden ocurrir como un síntoma temprano de culebrilla. Algunas personas sufren mareos más que náuseas. También pude haber una diarrea leve. Como estos síntomas pueden ocurrir antes de que se desarrolle la erupción, podrían ser confundidos con una gastroenteritis.

Sensaciones anormales en la piel

El síntoma distintivo de una incipiente culebrilla es la presencia de sensaciones anormales en la piel ubicadas en una zona específica del cuerpo. Estas sensaciones pueden ser de hormigueo, ardor, picazón o dolor y varían en intensidad de leves a graves. Pueden ocurrir a lo largo de una banda de piel, comúnmente comenzando a un lado de la espalda y extendiéndose por la cintura. Como alternativa, las sensaciones podrían aparecer sobre un lado de la cara, incluyendo la frente y la piel que rodea al ojo. Si está involucrada la cara, el ojo del lado afectado podría aparecer irritado y rojo. Menos común es la aparición de culebrilla en partes del cuerpo como un brazo o una pierna.

Manchas rojas en la piel

A medida que la culebrilla hace la transición de la fase preeruptiva a la fase eruptiva, aparecen manchas rojas planas sobre la zona de la piel afectada por las sensaciones anormales. Estas manchas evolucionan a bultos en el comienzo de la fase eruptiva. En algunos casos la culebrilla no evoluciona a la fase eruptiva y jamás aparece el brote. Esta forma se denomina zoster sine herpete.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por paula santa cruz