Cómo prevenir peligros de asfixia en niños pequeños

Sus pequeñas vías respiratorias y su tendencia a colocarse objetos en la boca ponen a tu pequeño en un alto riesgo de sufrir asfixia. Los alimentos no seguros a menudo son la causa de las lesiones relacionadas con asfixias o muerte en niños pequeños, pero otros objetos como juguetes, monedas y elementos pequeños que quedan por la casa también son responsables. Asegura tu casa y haz que tu rutina a la hora de la cena sea a prueba de niños para reducir los riesgos de asfixia de tu niño pequeño.

Evita los alimentos peligrosos

Ciertos alimentos vienen con un alto riesgo de asfixia y comparten características comunes que hacen que sean difíciles de comer para los niños. La Mayo Clinic recomienda evitar los alimentos pegajosos, resbaladizos, difíciles de masticar o duros. Los alimentos pegajosos incluyen mantequilla de maní, malvaviscos y caramelos por lo tanto, evítalos. La carne debe estar cortada en trozos pequeños, de 1/2 pulgada, porque si no es difícil masticarla. Si tu pequeño la traga muy rápido, el trozo de carne grande puede quedar atorado en su esófago. Los alimentos redondos, resbaladizos como las salchichas y las uvas, pueden deslizarse por la garganta antes de ser masticados. El tamaño y la forma hace que la comida bloquee el esófago y cause asfixia. Los vegetales crudos, las palomitas de maíz, las nueces y los caramelos duros son otros alimentos que es mejor dejar fuera del menú para niños menores a 7 años.

Prepara correctamente los alimentos

La forma en la que preparas y sirves los alimentos es clave para evitar la asfixia. Ciertos alimentos son peligrosos se pueden volver seguros basándose en la preparación. La American Academy of Pediatrics recomienda cortar todo el alimento en trozos que sean de 1/2 pulgada o menos, lo que incluye las salchichas y las uvas para reducir el riesgo de asfixia. Cocinar las verduras duras las ablanda para que tu hijo las pueda comer. Sirve toda la comida, incluso los bocadillos, en la mesa con tu hijo sentado de forma tranquila. Es más probable que se asfixie si masca la comida mientras corre para jugar. Supervisarlo y recordarle que mastique su comida también ayudará a evitar la asfixia.

Elige los juguetes cuidadosamente

Los pasillos de juguetes están llenos de peligros potenciales de asfixia para los niños pequeños. Consulta las recomendaciones de la edad en el envase antes de comprar un juguete o juego nuevo. Tu hijo pequeño puede tener las habilidades para jugar con el laberinto de canicas pero quizás no pueda quitar las canicas de su boca mientras esté jugando. Lee la lista de contenido para determinar si dentro hay piezas pequeñas. La AAP recomienda que los objetos que no sean comida tengan un diámetro de al menos 1 y 3/4 pulgadas. Si utilizas un rollo de papel higiénico como guía, todos los objetos para niños de menos de 5 años deberán tener al menos ese diámetro. Si tienes un niño más grande en la casa, enséñale a mantener sus juguetes y juegos con piezas pequeñas en su dormitorio u otra área segura de la casa. Los globos también presentan un riesgo de asfixia para tus niños pequeños. Ellos disfrutan jugar con globos, pero las piezas de látex de un globo reventado presentan un riesgo de asfixia, por lo tanto, los niños de menos de 7 años no deberán jugar con látex ni globos.

Asegura los elementos peligrosos

No puedes quitar todos los objetos pequeños de tu casa, pero parte de la tarea de hacer que tu casa sea a prueba de niños incluye quitar los peligros de asfixia potencial de su alcance. Guarda elementos como tornillos, elementos de oficina, pilas, joyas, moneda, canicas y botones en lugares donde el niño no alcance. Después de utilizar estos elementos, vuelve a colocarlos en su lugar. La limpieza regular evita que haya piezas pequeñas en el piso donde tu niño pequeño las puede tomar. Agacharte sobre tus manos y rodillas es una forma simple de revisar los posibles peligros dentro del alcance del niño. A este nivel podrás ver mejor qué hay ahí abajo.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por aldana avale