Cómo prevenir la humedad de las axilas sin aluminio

La humedad en las axilas es un problema que causa vergüenza, pero los antitranspirantes ayudan a controlar el sudor. Los antitranspirantes a base de aluminio ayudan a detener el sudor al obstruir temporalmente los poros. Es efectivo, pero algunos investigadores sostienen que estos productos no son buenos para la salud. Los compuestos de aluminio pueden causar cambios hormonales en el estrógeno, según lo indica el National Cancer Institute. El aluminio de los antitranspirantes también reacciona con el sudor y deja manchas amarillas en las las prendas. Si estás listo para dejar el antitranspirante, no te preocupes por la humedad, ya que cuentas con otras opciones para controlar el sudor.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Desodorante o antitranspirante natural
  • Polvo corporal a base de óxido de zinc
  • Bolas de algodón
  • Tonificante a base de alcohol o hamamelis (witch hazel)
  • Té negro
  • Paños
  • Un cepillo para la piel de cerdas naturales
  • Jabón natural

Instrucciones

  1. Mantén las axilas sin vellos o recórtalos. El vello de las axilas puede agravar la sudoración y el olor corporal.

  2. Usa un desodorante o antitranspirante natural sin aluminio. Opta por productos que contengan minerales de arcilla o polvos naturales, como arrurruz (arrowroot). Estos productos absorben el sudor de las axilas de manera efectiva.

  3. Aplica un polvo corporal a base de óxido de zinc en las axilas luego de aplicar desodorante o antitranspirante. Este producto detiene el sudor y previene el mal olor. No obstante, el polvo se puede empastar, así que no deberías usarlo si te vestirás con ropa delicada.

  4. Humedece una bola de algodón con un tonificante a base de alcohol, hamamelis u otro astringente y aplícalo en las axilas. Estos productos evaporan el sudor y constriñen los poros para controlar la humedad.

  5. Sumerge una bolsita de té negro en una taza de agua caliente durante unos minutos. Humedece un paño con el té y pásalo por las axilas. O bien, limpia tus axilas con una bolsita de té negro usada. Repite todas las noches durante dos semanas. El té contiene taninos que reducen la producción de sudor.

  6. Cepilla suavemente tus axilas con un cepillo de cerdas naturales seco o paño antes de ducharte. En la ducha, lava las axilas con un paño humedecido con agua caliente. Aplica un jabón natural y enjuaga. Repite a diario o cada vez que te duches. Estos ayuda a aflojar la acumulación de desodorante y controla la sudoración.

  7. Reduce el consumo de alimentos picantes o con cafeína. Ambos alimentos activan uno neurotransmisor en el cerebro denominado acetilcolina. Cuando se estimula, puede afectar las glándulas que controlan la sudoración.

Consejos y advertencias

  • Para prevenir manchas de sudor, lava tus prendas lo más pronto posible luego de usarlas. Además, es de gran utilidad aplicar detergente para lavar la ropa o quitamanchas directamente en la zona de las axilas de la prenda.
  • Si sudas en exceso, consulta al médico. Quizás padezcas una afección denominada hiperhidrosis. La medicación oral puede ayudar a controlarla.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por valeria d'ambrosio