¿Cómo prevenir hornear un pastel seco?

Casi cada panadero ha estado ahí. Has pasado horas viendo recetas, comprando comestibles y horneando un pastel, sólo para descubrir que el resultado terminado es tan seco como el desierto. Algunas recetas están sujetas a resultar más secas que otras, pero hay algunos consejos universales para hacer y preservar húmedo tu pastel.

Medidas

Hornear un pastel requiere ciencia; si usas mucho o muy poco de un ingrediente, el resultado final se arruina. Una causa principal para un pastel seco es usar demasiada harina. Mide la harina cuidadosamente, y mide el nivel de la parte de arriba de la taza de medida con un cuchillo para que no agregues accidentalmente más de lo que necesita la receta. Muy poco líquido también causará sequedad. No intentes tratar de reducir el contenido calórico o la grasa usando menos aceite de lo que necesita la receta; en su lugar, intenta usar puré de manzana en vez de aceite, lo que mantendrá tu pastel húmedo y cortará el contenido de grasa. Las claras de huevo también puede hacer un pastel seco, así que intenta usar una clara menos de lo que requiere tu receta.

Mezclar y verter

Una vez que hayas juntado todos los ingredientes, mezcla cuidadosamente. Después de haber añadido la harina al bol, mezcla o bate los ingredientes hasta que todo esté combinado. Cuando la harina se mezcla con el líquido, forma hebras de una substancia llamada gluten. Entre más batas la mezcla, más gluten se forma, y demasiado gluten hace que tu pastel sea duro y seco. Es importante llenar tus moldes de pastel de manera adecuada, también; usando un molde o recipiente demasiado grande significa que tendrás que hornear demasiado el pastel. Llena cada molde entre una mitad y tres cuartos del total del recipiente; si no tienes suficiente masa, tendrás que usar recipientes más pequeños.

Hornear

Si encuentras que las cosas que horneas a menudo se queman o se secan, compra un termómetro de horno. Probar el calor del horno con un termómetro independiente puede revelar que tu horno se está calentando más de lo que los controles de temperatura muestran, haciendo que hornees los pasteles de más. Una vez que hayas precalentado el horno a la temperatura correcta, mete el pastel y pon el temporizador 10 minutos menos de lo que dicta la receta. Cuando se apague, mete un palillo de dientes o la punta de un cuchillo al centro. Si sale seco, saca el pastel; si hay masa en el cuchillo, regresa el pastel al horno y vuelve a hacer la prueba cada dos minutos.

Guardado

Incluso un pastel perfectamente horneado comenzará a secarse dentro de horas si no está guardado apropiadamente. Piensa en la cubierta o escarcha como un sellador en contra de la sequedad. Es importante que las capas del pastel se enfríen completamente, pero pon la cubierta tan rápido como te sea posible una vez que estén frías. Invierte en un preservador de pastel con un plato y una cubierta a prueba de aire. En cuanto cortes el pastel, el pastel expuesto comenzará a secarse. Pon una capa a los pedazos cortados con una escarcha o presiona una envoltura de plástico contra los trozos. Mantén el envase de pastel sellado cuando no estés cortando una pieza de tu más delicioso y húmedo bocadillo.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por karly silva