Cómo prevenir las ampollas si utilizas una raqueta de tenis

Las ampollas se forman cuando la piel es expuesta por tiempos prolongados al roce y la presión. Para los jugadores de tenis, el mango de la raqueta es una causa común de ampollas en las manos y en los dedos. Las raquetas generan ampollas principalmente por el roce que se produce con la mano. Un clásico partido incluye cientos de golpes y hasta los pequeños giros de la raqueta en la mano pueden causar ampollas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cinta que se coloca sobre la empuñadura
  • Toalla

Instrucciones

  1. Selecciona el tamaño de la empuñadura correcta cuando elijas una raqueta de tenis. Los tamaños de las empuñaduras se miden desde el centro de la palma de la mano hasta la punta del dedo anular. Esta distancia, en pulgadas, es igual al tamaño de la empuñadura correcta. Si estás eligiendo el tamaño de una empuñadura, elige la más pequeña que puedas ajustar utilizando "overgrips" o una cinta sobre la empuñadura.

  2. Utiliza un overgrip nuevo para cada juego. A medida que juegas, la pegajosidad del agarre se deteriora, debido a esto será más complicado aferrarse a la raqueta y evitar el deslizamiento. Al deslizarse la empuñadura genera fricción y eventualmente ampollas. Un overgrip puesto encima de la empuñadura de una raqueta de tenis proporciona una adherencia pegajosa que se pierde de a poco.

  3. Seca el agarre y tus manos con una toalla entre juego y juego. Un agarre mojado es más difícil de retener y estimula el deslizamiento y la fricción.

  4. Utiliza una banda que detenga el sudor en tu antebrazo para evitar que éste moje tu brazo y tu mano durante el juego.

  5. Colócate un vendaje acolchado en las áreas que comienzan a irritarse.

Consejos y advertencias

  • Prueba diferentes tipos de "overgrips" para identificar cuál te resulta más apropiado.
  • No dejes una ampolla lastimada durante el juego. Una ampolla lastimada es como una herida abierta y está propensa a infecciones.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick hutchison | Traducido por luis alberto fuentes schwab