¿Los Pretzels son saludables para comer?

Los Pretzels son crujientes, bajos en grasa y fáciles de llevar, pero no son necesariamente sanos. Un vistazo rápido a la etiqueta de nutrición del paquete revela qué tan bajos en grasa son, pero muchos consumidores deciden parar ahí y optar por ellas como un aperitivo supuestamente sano. Aunque los Pretzels ofrecen pequeñas cantidades de ciertas vitaminas y minerales, no necesariamente suponen una merienda saludable porque también son altos en sodio.

Grasa, proteína y fibra


Los Pretzels tienen poca cantidad de proteína y fibra, por lo que no es precisamente un alimento balanceado.

Una porción de 1 onza (28,35 g.) de Pretzels contiene 109 calorías y aproximadamente 1 gramo de grasa, del cual casi nada es grasa saturada. Esa misma porción de galletas, sin embargo, no suministra mucho estímulo energético de proteína con tan sólo 2,8 gramos por onza (28,35 g.). Una merienda saludable debe incluir una buena cantidad de proteína, porque llena el estómago y proporciona una explosión de energía que durará hasta la próxima comida. Una onza (28,35 g.) de Pretzels también aporta 0,9 gramos de fibra, que solamente representa del tres al cinco por ciento de los 20 a 30 gramos de fibra que un adulto debe consumir al día, según la Harvard School of Public Health.

Lo último sobre vitaminas y minerales


Los Pretzels también aportan pequeñas cantidades de hierro, magnesio, potasio y vitamina E.

Una onza de Pretzels (28,35 g.) contiene 1,55 miligramos de hierro, un nutriente que ayuda a tu cuerpo a producir glóbulos rojos y que ayuda a mantener tu energía. Esa cantidad se traduce en el 19% de los ocho miligramos de hierro que un hombre necesita por día y nueve por ciento de los 18 miligramos que una mujer necesita diariamente. Esa misma onza (28,35 g.) de galletas saladas también contiene 1,7 miligramos de niacina, un nutriente que ayuda al cuerpo a convertir los alimentos en energía. Eso es el 12% de los 14 miligramos que necesitan las mujeres de cada día y el 11% de los 16 miligramos que requieren diariamente los hombres. Asimismo, una onza (28,35 g.) de Pretzels contiene pequeñas cantidades de magnesio, potasio y vitamina E.

El sodio es un inconveniente


El inconveniente mayor de este aperitivo es su alto contenido en sodio.

Comer demasiado sodio aumenta el riesgo de hipertensión arterial, según the University of Maryland Medical Center. Tener presión arterial alta puede aumentar tus probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón. Los adultos sanos deben limitar su ingesta de sodio a 2,300 miligramos por día y las personas con más de 50 años, ya sean afroamericanos o alguien que ya tenga una enfermedad cardiaca no debería consumir más de 1,500 miligramos de sodio por día. Una onza (28,35 g.) de Pretzels contiene 326 miligramos de sodio, que es el 14% del límite de 2,300 miligramos y el 22% del límite de 1,500 miligramos.

Tomar decisiones sabias


Si tienes antojo de Pretzels, opta por los que son bajos en sodio y combínalos con un poco de queso bajo en grasa para hacer más nutritivo tu antojo.

Un puñado ocasional de Pretzels no es algo que deba preocupar, pero comerlas regularmente no es una decisión sabia. Si tienes antojo de Pretzels, combínalos con un pedazo de queso bajo en grasa para ingerir proteínas y calcio o con un pedazo de fruta fresca, como una manzana o pera, lo cual sumará fibra a tu merienda. Cuando compres Pretzels, opta por versiones de bajo contenido en sodio, que están disponibles en la mayoría de los grandes supermercados. Estas galletas saladas bajas en sodio te permitirán comer el alimento que deseas sin extra limitarte con la sal.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por maricela guillen