La presión de los pares y su efecto en la sexualidad de los adolescentes

El centro del mundo de un adolescente --por lo menos desde la perspectiva de un padre-- parece experimentar un cambio abrupto desde enfocarse en el hogar y la familia hacia salir con los amigos y tratar de encajar en su grupo de iguales. Alrededor de los 14 a 16 años, las citas comienza en serio, explica la American Psychological Association (APA). Los compañeros pueden tener una influencia importante en la adolescencia y pueden tratar de ejercer presión sobre él para que haga algo que es incómodo o inseguro como mantener relaciones sexuales antes de estar listo para dar el paso.

No todos los adolescentes "lo están haciendo"

Un adolescente puede pensar que "todos" sus compañeros están teniendo sexo y seguir a la multitud es su única opción. No es necesariamente cierto que "todo el mundo lo está haciendo". De hecho, algunos adolescentes pueden inflar la verdad o de plano mentir sobre su supuesta relación sexual para que suene fresco o maduro. Nadie --ni siquiera un mejor amigo o un amor interesado-- puede decirle a un adolescente lo que debe hacer con su cuerpo o cuándo debe hacerlo, explica FamilyDoctor.org, un sitio web publicado por la American Academy of Family Physicians (AAFP).

Olla de presión

Negarse a ceder a la presión de grupo es una buena regla en general, pero mantenerse firme es especialmente importante cuando se trata de conductas de riesgo, como tener relaciones sexuales. Los adolescentes están sometidos a una enorme presión para tener relaciones sexuales, de acuerdo con Dr. Ron Eagar, pediatra de Denver. Entre la presión de "las citas" y "hacerlo" y las consultas de amigos curiosos que quieren comparar notas, los adolescentes pueden sentir como si están en algún tipo de carrera para perder su virginidad, añade Eagar.

¿Y qué pasa con el amor?

Cuanto más tiempo dura un romance adolescente, mayor es la expectativa de la relación sexual, señala la APA. Saber cómo responder a los avances sexuales no deseados se puede potenciar y puede evitar que una adolescente haga algo que con la que ella no se siente cómoda y de lo que más tarde podría arrepentirse. Si un novio dice: "¿Cuál es el problema? Todos están teniendo sexo". Una respuesta que entregue margen de maniobra podría ser: "Eso no hace ninguna diferencia, no soy todo el mundo". Algunos tipos de amor pueden ir tan lejos como para amenazar con romper si la pareja se niega a tener relaciones sexuales. Una respuesta adecuada sería algo en la línea de "si tenemos que tener relaciones sexuales para mantener nuestra relación, romper es la mejor cosa que podemos hacer".

Factores de riesgo y estadísticas

Pasar por una pubertad temprana, salir con adolescentes que apoyan y fomentan la sexualidad, el no ver la importancia de la educación y una orientación de los padres inadecuada, son todos elementos que pueden aumentar las posibilidades de tener relaciones sexuales durante la adolescencia. Entre los estudiantes de secundaria estadounidenses encuestados en 2011, más del 47 por ciento había tenido relaciones sexuales al menos una vez y casi el 38 por ciento informó haber tenido relaciones sexuales durante los tres meses anteriores, según señala Centers for Disease Control and Prevention.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hellesvig-gaskell | Traducido por javier enrique rojahelis busto