¿La presión arterial sube después de comer y beber?

No correrías una maratón ni nadarías con el estómago lleno. Aparte de la molestia que sentirías, generarías una tensión indebida en el sistema cardiovascular. Aunque sabes esto intuitivamente, es útil conocer la fisiología del cuerpo humano que explica el papel de la circulación en la digestión.

Anatomía/fisiología

Tu estómago alberga millones de diminutos vasos sanguíneos, llamados arteriolas. Al igual que todos los órganos de tu cuerpo, necesita oxígeno para funcionar. El sistema circulatorio, controlado por el corazón, recibe el oxígeno de los pulmones que se transporta por todo el cuerpo a través de la sangre. A lo largo del día, los diversos órganos demandan sangre oxigenada para garantizar su máximo rendimiento. Tu corazón recibe estos mensajes y se adapta para satisfacer las necesidades de los órganos.

Demanda de oxígeno


A medida que masticas y tragas tu comida y bebida llenas el estómago, que descompone los alimentos en materia digerible.

A medida que masticas y tragas tu comida y bebida llenas el estómago, que descompone los alimentos en materia digerible. Para que esto ocurra, la sangre oxigenada debe inundar los vasos del estómago. La afluencia de oxígeno permite que el estómago libere los ácidos digestivos, que degradan los alimentos en moléculas más pequeñas. Esto prepara el alimento para el intestino delgado, que absorbe los nutrientes y envía los residuos al intestino grueso para la evacuación.

Presión arterial

El sistema circulatorio del cuerpo humano funciona por tres principios básicos. En primer lugar, el flujo sanguíneo aumenta a cualquier tejido u órgano de acuerdo con sus necesidades. Si estás entre las comidas, el sistema gastrointestinal, requiere menos sangre que después de una comida, por lo que el corazón envía menos. El segundo principio dice que el total de todas las necesidades de sangre/oxígeno del cuerpo en un momento dado controlan la cantidad de gasto cardíaco. Por último, la presión en las arterias, que llevan la sangre rica en oxígeno a los tejidos, funciona de manera independiente del suministro de sangre a nivel local.

Efectos de comer y beber


Tu presión arterial vuelve a la normalidad cuando el proceso digestivo se completa.

Debido a que tu corazón brinda lo que tus órganos necesitan en un momento dado, envía más sangre a tu sistema gastrointestinal cuando comes y bebes. Tu cuerpo tiene un sistema de comunicación complejo que no sólo señala cuando tu estómago necesita más sangre, sino que también suministra información a tu corazón cuando se satisface la necesidad de los tejidos. La presión arterial es un jugador importante en este sistema y aumenta a medida que sea necesario. Tu corazón puede suministrar sangre, pero se necesita el trabajo de las paredes arteriales para llevar la sangre al estómago. Tus arterias logran esto mediante el aumento de la presión para aumentar la velocidad del flujo sanguíneo. Tu presión arterial vuelve a la normalidad cuando el proceso digestivo se completa.

Otras consideraciones


Al igual que tu estómago necesita más sangre después de comer y beber, los músculos de las piernas necesitan más sangre al caminar, correr, andar en bicicleta o nadar.

Al igual que tu estómago necesita más sangre después de comer y beber, los músculos de las piernas necesitan más sangre al caminar, correr, andar en bicicleta o nadar. Comer pone demandas sobre el corazón y eleva la presión arterial de la misma manera que hacer ejercicio. Debido a que el corazón trata de suministrar toda la sangre que necesita, donde y cuando se necesite, bombea más fuerte y aumenta la presión arterial para cada acción. Por esta razón, es aconsejable hacer una cosa a la vez. Evita practicar ejercicio intenso inmediatamente después de comer. Dos horas después de una comida es el mejor momento para hacer ejercicio. Para entonces, tu estómago se ha vaciado y tu corazón puede redireccionar la sangre a los músculos sin exceso de demanda.

Más galerías de fotos



Escrito por vita ruvolo-wilkes | Traducido por luciano ariel castro