Presencia de gases por pérdida de peso

Comer sano y hacer ejercicio regularmente son las mejores maneras de perder peso, pero incluso si sigues un régimen para perder peso de manera balanceada, podrías experimentar un aumento de los gases intestinales. Una dieta saludable tiende a basarse en muchas frutas y vegetales, muchos de los cuales pueden causar gas en algunas personas. El aire atrapado es otra causa común de gas, lo que podría ser un problema si te saltas las comidas o simplemente tragas demasiado aire. El aumento del gas también es un problema para algunas personas después de la cirugía para bajar de peso. Con menor frecuencia, un trastorno intestinal subyacente es el culpable. Si has sufrido de gas junto con pérdida de peso involuntaria, consulta a un médico, ya que podría ser un trastorno grave.

Cambios en la dieta

Muchos alimentos, especialmente las frutas y verduras, que forman parte de las dietas saludables, pueden ser difíciles de digerir debido a la fibra o al azúcar. Las verduras que causan gases más comunes son el brócoli, la col, las coles de Bruselas, los espárragos, las cebollas, los champiñones y las alcachofas. Las frutas como manzanas, melocotones y peras también tienden a causar gases. Si estás comiendo alimentos sin azúcar, muchos de ellos contienen alcoholes de azúcar, tales como sorbitol, que pueden aumentar los gases intestinales. Evitar cualquier alimento que te provoca gases es la forma más eficaz para prevenirlos, pero los suplementos que ayudan a digerir los alimentos problemáticos o a disminuir la cantidad de gas intestinal, como los que contienen simeticona, también pueden ayudar.

Cirugía para perder peso

Muchos pacientes notan un cambio en la cantidad, la frecuencia y las características de su gas intestinal después de la cirugía para bajar de peso, señala el Dr. Walter Medlin de Obesity Action Coalition. Las cirugías que conllevan a problemas graves de malabsorción, como el switch duodenal o el bypass gástrico distal tienden a causar el mayor número de quejas, pero otros tipos de cirugía de pérdida de peso también pueden crear problemas con el gas intestinal. Los temas relacionados con el gas después de la cirugía suelen ser de corta duración, pero si te causa malestar o persiste por un período prolongado, consulta a tu médico.

Aire atrapado

El aumento de aire en el tracto intestinal es una causa común de gas, de acuerdo con National Digestive Diseases Information Clearinghouse. Todo el mundo se traga una pequeña cantidad de aire, pero los hábitos como fumar, masticar chicle o chupar caramelos duros, que algunas personas podrían hacer para ayudar a perder peso, aumentar la cantidad de aire y puede conducir a un aumento de los gases intestinales. Comer muy rápido, un problema potencial después de saltarse una comida, o hablar mientras estás comiendo puede causar el mismo problema. Cambiar los hábitos puede ayudar a eliminar el gas problemático durante o después de la pérdida de peso.

Otras consideraciones

Cambiar el estilo de vida y los hábitos alimenticios que pudieron surgir durante un régimen de pérdida de peso puede ayudar a eliminar el gas, en muchos casos, y a menudo el gas problemático después de la cirugía ase disipa por sí solo. Sin embargo, si sigues teniendo gas después de perder peso, el culpable puede ser un trastorno intestinal subyacente. El síndrome del intestino irritable o SII, es el culpable con frecuencia, pero varios otros trastornos también podrían ser los detonantes. El gas que se produce con la pérdida de peso involuntaria a menudo es motivo de preocupación, ya que puede ser un síntoma de un problema médico grave, como cáncer. Consulta a un médico si sospechas de cualquier tipo de trastorno intestinal o experimentas pérdida de peso no intencional.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por mayra cabrera