Cómo preparase a la mañana para ir a trabajar con un recién nacido

Cuando tu licencia maternal se termine y sea hora de volver a trabajar luego del parto de un bebé, te encontrarás peleando para hacerte presentable. Con un recién nacido en la casa, tu tiempo personal para alistarte en la mañana debe ser corto. Un poco de organización y planeamiento debería ayudarte a manejar tus tiempos y asegurarte que todo esté listo para el día.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Báñate a la noche para eliminar la necesidad de hacerlo a la mañana. Lava tu cabello y dale estilo a la noche, las probabilidades son que solo tengas que retocarlo un poco la mañana siguiente para estar lista para tu día.

  2. Elige tu atuendo antes de irte a la cama. Verifica cada pieza por separado para asegurarte de que esté limpia, planchada y lista para usar. Elige tus medias, calzado y joyería también para que tu conjunto completo esté listo para ponértelo en la mañana.

  3. Prepara a tu bebé para el día siguiente también. Baña al bebé, de ser necesario. Empaca la bolsa de pañales de tu bebé si dejará la casa contigo, asegurándote de que el bebé tenga una muda de ropa, pañales, paños y cada cosas esencial empacada para el día siguiente. Dispone el atuendo de tu bebé para permitirte tenerlo vestido rápidamente.

  4. Prepara las botellas de tu bebé la noche anterior y ponlas en el refrigerador. Ya sea que estás empacando fórmula o leche materna extraída, prepara las botellas la noche anterior para eliminar esta tarea a la mañana antes de tener que irte a trabajar.

  5. Prepara tu almuerzo la noche anterior, si es necesario. Pon la comida en un contenedor o e una bolsa marrón en el refrigerador para que puedas agarrarlo rápidamente en tu camino a la puerta.

  6. Levántate al menos 30 minutos más temprano de lo que lo harías generalmente para ir a trabajar, aconseja Stacy M. DeBroff, autora de "The mom book." Hazte presentable al lavar tu cara, estilizando tu cabello, aplicándote maquillaje, si lo deseas y vistiéndote.

  7. Come tu desayuno para darte la energía que necesitarás durante la mañana.

  8. Pasa tiempo con tu recién nacido cuando despierte. Alimenta a tu bebé, vístelo y hazle algunos mimos antes de que sea hora de irte a trabajar.

  9. Mira el reloj mientras procedes a través de tu rutina matinal. Asegúrate de estar en horario para irte con suficiente tiempo como para dejar a tu hijo en una guardería antes de que sea hora de llegar al trabajo. Deja la casa con todos los elementos que tu y tu hijo necesitarán para el día.

  10. Evalúa la rutina luego de haberla tratado por algunos días. Haz cualquier ajuste necesario para asegurarte una rutina matinal tranquila.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por lautaro rubertone