Cómo preparar zanahorias ralladas para congelar

Congelar zanahorias ralladas es mejor cuando éstas son jóvenes y frescas. Preparándolas correctamente, las zanahorias ralladas se conservan hasta un año en el congelador, según lo afirma es sitio web Professor's House. La clave para congelar zanahorias ralladas, como con casi todos los vegetales frescos, es blanquearlas primero. Este proceso es necesario para detener ciertas actividad de las enzimas internas que gradualmente descomponen el contenido de nutrientes, el sabor, el color y la textura de las zanahorias. Puedes cocinar las zanahorias congeladas sin descongelarlas ya que cuando están ralladas, al ser tan finas y pequeñas, se descongelan rápido. Solo colócalas en la olla o sartén cuando cocines.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Olla mediana
  • Olla grande
  • Colador
  • Papel de cocina
  • Recipiente o bolsa para congelador
  • Sorbete

Instrucciones

  1. Llena una olla mediana hasta las 2/3 partes con agua fría. Llévala a hervor a fuego fuerte.

  2. Llena otra olla grande hasta las 2/3 partes con agua con hielo y colócala en el fregadero.

  3. Blanquea las zanahorias ralladas vertiéndolas en el agua hirviendo. Déjalas allí por dos minutos después de que el agua vuelva a levantar hervor, como aconseja la University of New Mexico Extension.

  4. Escurre las zanahorias ralladas en un colador y viértelas de inmediato en la olla de agua con hielo para evitar que se sigan cocinando. presiona el colador en la olla para mantener la zanahoria sumergida. Sujeta el colador o sostenlo en su lugar, remojando las zanahorias ralladas por otros dos minutos para coincidir con el tiempo de blanqueado.

  5. Vierte las zanahorias nuevamente en el colador y escúrrelas nuevamente. Ponlas sobre papel de cocina y seca bien dando golpeteos. Pásalas sobre papel de cocina seco y refrigera 30 minutos para que se sequen por completo y estén frías antes de congelarlas.

  6. Pon las zanahorias blanqueadas y secas en un recipiente hermético o bolsa para congelador. Evita llenarlos hasta el tope. Cierra el recipiente. Presiona para quitar el aire a medida que cierras la bolsa. Detente antes de que esté cerrada por completo, inserta un sorbete y succiona el resto del aire. Termina cerrando la bolsa rápidamente.

  7. Coloca las zanahorias ralladas en la sección de congelado rápido de tu congelador, si éste tiene uno. De otro modo, deja espacio alrededor del recipiente para maximizar la circulación de aire frío y minimizar el tiempo de congelado.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por maria eugenia gonzalez