Cómo preparar verdura para hacer zumo

Beber zumo de verdura es una forma fácil de incrementar la cantidad de verdura que consumes en tu dieta. Hacer zumo con tu propia verdura en casa te permite elegir sabrosas combinaciones y recortar la cantidad de sal común en muchos zumos envasados. Aunque hacer zumo con tu verdura te ayuda a obtener las cantidades adecuadas de ciertos nutrientes, este producto sin pasteurizar puede incrementar tu riesgo de contaminación alimentaria. Usa precauciones de seguridad cuando prepares tu verdura para hacer zumo en una trituradora casera.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Bolsas de plástico
  • Refrigerador
  • Jabón
  • Agua
  • Cepillo de verdura
  • Toallas de papel
  • Tabla de cortar
  • Cuchillo

Instrucciones

    .

  1. Elige verdura fresca madura para hacer zumo. Examina tus verduras en busca de señales de daño y golpes, evitando las que contengan puntos marrones y magulladuras. Cuando compres productos agrícolas cortados, como verduras mezcladas embolsadas, selecciona sólo las que encuentres en la sección de refrigerados de tu departamento de productos agrícolas. Coloca tus selecciones de verduras frescas en bolsas de plástico para mantenerlas alejadas de las carnes crudas y otras fuentes de bacterias y contaminación.

  2. Guarda tus verduras frescas en un área fría hasta estar listo para hacer zumo. Mantenlas en un refrigerador con una temperatura por debajo de 40 grados Fahrenheit (4,4º Celsius). Aunque no todas las verduras requieren refrigeración, esta es una buena regla básica cuando se hace zumo fresco de productos agrícolas.

  3. Saca tus verduras del refrigerador cuando quieras hacer tu zumo. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU recomienda que te laves las manos con jabón y agua templada durante al menos 20 segundos antes de prepararte para manejar verdura fresca. Lava bien la verdura, sosteniéndola bajo un torrente de agua corriente. Usa un cepillo para frotar las partes externas de las verduras firmes que no requieran pelarse, como patatas, zanahorias y pepinos.

  4. Seca la verdura húmeda con toallas de papel limpias para ayudar a eliminar cualquier bacteria restante de las superficies. Coloca tus verduras en una tabla de cortar limpia. Recorta cualquier área magullada o puntos blandos. Corta las verduras en gajos lo bastante pequeños para encajar en la apertura de tu máquina para hacer zumo. Quita las semillas grandes y pepitas de las verduras. Pásalas a través de la máquina, de acuerdo con las instrucciones incluidas con ella. Deshazte de la pulpa separada o congélala de inmediato para el uso posterior en guisos o sopas.

Consejos y advertencias

  • Consume tu zumo fresco tan pronto como puedas para minimizar las posibilidades de contaminación bacteriana que pueda afectar a zumos sin pasteurizar.

Más galerías de fotos



Escrito por piper li | Traducido por natalia navarro