Cómo preparar un relleno de crema bávara

Escrito por beth rifkin | Traducido por nieves fragola
Un buñuelo relleno de crema bávara es sinónimo de poderosa tentación.

La crema bávara, un postre suntuoso similar a la natilla, puede presentarse en una mesa decorada con bayas, o como relleno de tartas y pasteles. Cocina ingredientes suculentos y exquisitos, como crema de leche, leche entera, azúcar, yemas de huevo y vaina de vainilla fresca, y luego mézclalos con crema batida para lograr una consistencia similar al budín de vainilla. Si lo refrigeras y lo sirves frío, este postre es tan tentador que se hace difícil esperar a que esté sobre la mesa, sin devorarse antes hasta la última cucharada.

Divide una vaina de vainilla entera; sostenla sobre una tabla de cortar para mayor facilidad y seguridad. Desliza un cuchillo de cocina pequeño y afilado por el centro de la vaina; sigue cortando hasta que la vaina se divida en dos a lo largo.

Raspa las semillas con el borde desafilado del cuchillo de cocina. Coloca las semillas en una picadora de alimentos y muélelas hasta obtener un polvo fino. Pon la vaina de vainilla y las semillas molidas en una olla y cúbrelas con crema de leche. Lleva la mezcla a ebullición y retírala del fuego; deja remojar la vaina en la crema de 30 a 60 minutos.

Desecha la vaina y coloca la crema sobre el fuego para que se caliente otra vez. Añade el azúcar y las yemas de huevo a la crema, en la proporción de 1 cucharada de azúcar por cada yema de huevo. Bate los ingredientes hasta obtener una mezcla uniforme. Caliéntala hasta lograr una consistencia espesa y cremosa.

Mezcla 3 partes de leche con 1 parte de gelatina y revuelve. Añade la leche y la gelatina a la crema. Revuelve todos los ingredientes hasta obtener una mezcla uniforme. Retira la preparación del fuego y viértela en un recipiente.

Coloca hielo y agua en un cuenco grande para hacer un baño de hielo. Pon el recipiente con la mezcla de crema en el baño de hielo y deja que se enfríe a temperatura ambiente.

Envuelve la mezcla de crema con crema batida, ambas en partes iguales. Coloca la crema bávara en el refrigerador y deja que se enfríe durante unas cuatro horas.

Consejo

Vierte la crema bávara en moldes y cúbrela con virutas de chocolate, canela, frutas en rodajas o café espresso en polvo.

Glasea magdalenas con la crema bávara o utiliza ésta como relleno de pasteles y rosquillas caseras.