Cómo preparar una pasta de ají coreana

Escrito por Kimberleo | Traducido por Silvina Ramos
La pasta de ají da sabor al plato coreano denominado kimchi.

Muchos platos asiáticos utilizan pasta de ají como especia clave en marinadas, salsas y verduras condimentadas. Los coreanos utilizan la pasta de ají rojo para preparar costillas asadas coreanas, también denominadas kal-bi, o la utilizan como salsa para verduras frescas. Si no tienes acceso al mercado de alimentos asiáticos, prepara pasta de ají coreana en casa con ingredientes tradicionales.

Calienta dos tazas de agua en el microondas y disuelve allí 1 1/4 tazas de malta.

Cuela la malta con el colador y coloca el líquido en un tazón. Agrega 1 1/2 libras de polvo de arroz glutinoso en el líquido y mezcla bien.

Incorpora la mezcla en una cacerola grande y lleva a hervor a fuego bajo. Mezcla por aproximadamente 5 minutos hasta que tenga una apariencia pálida y traslúcida. Retira la pasta del fuego y deja enfriar.

Agrega a la mezcla 1/2 libra de polvo de soja fermentado, mézclalo bien antes de agregar 1 libra de ají rojo en polvo y 1 1/2 taza de sal marina. Mezcla bien.

Coloca nuevamente la cacerola para que se cocine la mezcla a fuego bajo y mezcla el contenido durante 10 minutos. Retira del fuego y deja enfriar antes de colocar la pasta en un contenedor hermético.

Consejo

Se puede incorporar ajo picado para agregar textura y sabor.

Para endulzar la pasta, mezcla 1 parte de azúcar por cada 3 partes de ají en polvo.

La pasta de ají se conserva en el refrigerador por una semana; congela el exceso de pasta por hasta 3 meses; para esto, divídela en porciones de 1/2 taza en bolsas individuales para que se pueda descongelar y utilizar con facilidad.