Cómo preparar una pasta de ají coreana

Muchos platos asiáticos utilizan pasta de ají como especia clave en marinadas, salsas y verduras condimentadas. Los coreanos utilizan la pasta de ají rojo para preparar costillas asadas coreanas, también denominadas kal-bi, o la utilizan como salsa para verduras frescas. Si no tienes acceso al mercado de alimentos asiáticos, prepara pasta de ají coreana en casa con ingredientes tradicionales.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 2 tazones grandes
  • Cuchara
  • 2 tazas de agua
  • 1 1/4 taza de malta
  • Colador
  • 1 1/2 libras de polvo de arroz glutinoso
  • Cacerola
  • 1 libra de ají rojo en polvo
  • 1 1/2 taza de sal marina
  • Ajo picado, opcional
  • Azúcar, opcional
  • Contenedor hermético

Instrucciones

  1. Calienta dos tazas de agua en el microondas y disuelve allí 1 1/4 tazas de malta.

  2. Cuela la malta con el colador y coloca el líquido en un tazón. Agrega 1 1/2 libras de polvo de arroz glutinoso en el líquido y mezcla bien.

  3. Incorpora la mezcla en una cacerola grande y lleva a hervor a fuego bajo. Mezcla por aproximadamente 5 minutos hasta que tenga una apariencia pálida y traslúcida. Retira la pasta del fuego y deja enfriar.

  4. Agrega a la mezcla 1/2 libra de polvo de soja fermentado, mézclalo bien antes de agregar 1 libra de ají rojo en polvo y 1 1/2 taza de sal marina. Mezcla bien.

  5. Coloca nuevamente la cacerola para que se cocine la mezcla a fuego bajo y mezcla el contenido durante 10 minutos. Retira del fuego y deja enfriar antes de colocar la pasta en un contenedor hermético.

Consejos y advertencias

  • Se puede incorporar ajo picado para agregar textura y sabor.
  • Para endulzar la pasta, mezcla 1 parte de azúcar por cada 3 partes de ají en polvo.
  • La pasta de ají se conserva en el refrigerador por una semana; congela el exceso de pasta por hasta 3 meses; para esto, divídela en porciones de 1/2 taza en bolsas individuales para que se pueda descongelar y utilizar con facilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por kay miranda | Traducido por silvina ramos