Cómo preparar una mascarilla facial de banano

Los costosos tratamientos faciales que podrías recibir en un spa en ocasiones se basan en ingredientes simples de uso común en cualquier cocina. Atreverse a untar sobre tu rostro lo que debería ser comida, sin embargo, puede requerir una receta confiable antes de empezar. El banano en sí mismo es un astringente, y la avena (oatmeal) también es un astringente que, además, ayuda a exfoliar tu piel. La miel, si se incluye, acondiciona y humecta la piel, mientras que el yogur o la crema agria ayudan a mezclar la miel con el banano.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Un banano de tamaño pequeño a mediano
  • Tenedor
  • Tazón pequeño y poco profundo
  • Una cucharada de miel (opcional)
  • Dos cucharadas de yogur o crema agria (opcional)
  • 1/4 a 1/3 tazas de avena
  • Molinillo para café

Instrucciones

  1. Pela el banano y colócalo en un tazón pequeño y poco profundo. Usa un tenedor para aplastar el banano y darle una consistencia uniforme.

  2. Mezcla una cucharada de miel y dos cucharadas de yogur o crema agria con el banano, si lo deseas. Estos ingredientes son opcionales.

  3. Llena el molinillo de café con avena y muélela hasta obtener un polvo fino. Repite esto tantas veces como sea necesario, hasta tener 1/4 a 1/3 tazas de avena finamente molida. La cantidad de avena que necesites dependerá del tamaño del banano que usaste para formar la base de la mascarilla.

  4. Mezcla la avena molida con el banano (y la miel y el yogur o crema agria, si es el caso), un poco a la vez, hasta alcanzar una consistencia pastosa y cremosa.

  5. Aplica la mascarilla en tu rostro. Déjala reposar hasta por 20 minutos, luego enjuágala con agua fresca o límpiala con una toallita húmeda. Enjuaga tu piel con agua tibia y sécala con golpecitos de tu toalla.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por pau epel