Cómo preparar una loción hidratante casera de glicerina vegetal

La glicerina vegetal, un subproducto natural del proceso de extracción de aceites vegetales, es un líquido inodoro e incoloro que se utiliza a menudo como aditivo cosmético en lociones, cremas hidratantes, jabones y champús. De acuerdo con Botanical.com, la glicerina vegetal tiene propiedades emolientes que suavizan y calman la piel, además de que ayudan a retener la humedad. Reconocido ampliamente con un humectante efectivo, la glicerina vegetal es capaz de absorber la humedad del aire para llevarla la piel, razón que la convierte en un ingrediente ideal para las fórmulas hidratantes caseras. Esta receta de humectante de glicerina rinde aproximadamente 4,5 onzas o alrededor de 25 aplicaciones, además de que es adecuado para todo tipo de piel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1/2 taza de agua destilada o de manantial
  • Tazón pequeño
  • Batidor de alambre
  • 1 cucharadita de glicerina vegetal
  • 1 cucharadita de aceites vegetales prensados ​​en frío
  • 5 gotas de aceite esencial de tu elección
  • Botella de vidrio o plástico de 6 onzas líquidas con atomizador o sifón

Instrucciones

  1. Combina el agua y la glicerina vegetal en un tazón pequeño. Mezcla con un batidor de alambre hasta incorporar completamente.

  2. Añade los aceites vegetales prensados en frío y bate de nuevo para combinar. Es posible utilizar cualquier tipo de aceite prensado en frío que tengas a mano, como puede ser el de aguacate, cacahuate (maní), ajonjolí, almendras dulces o hueso de albaricoque.

  3. Agrega el aceite esencial a la mezcla y bate hasta integrar. Para obtener los mejores resultados, utiliza un aceite esencial que se adapte a tu tipo de piel. El de lavanda y rosa nutren la piel normal, el de madera de cedro y palo de rosa hidratan la piel seca y los de cítricos como la naranja y el limón, combaten el exceso de grasa.

  4. Transfiere tu humectante casero de glicerina a una botella de plástico o de vidrio con atomizador o sifón. Cuando no la uses, almacena la fórmula en un lugar fresco y seco, lejos de la luz solar directa. Para gozar de la máxima frescura, utiliza la fórmula en un plazo de treinta días o refrigérala y úsala máximo dentro de los próximos cuatro meses.

  5. Aplica el humectante sobre el rostro y el cuello con un hisopo de algodón o rocíalo suavemente sobre la piel. Deja que la mezcla seque y no enjuagues. Repite la operación todos los días después de lavar tu rostro con un limpiador suave, o en cualquier momento en que lo necesites.

Consejos y advertencias

  • En su libro "Better basics for the home" ("Los mejores básicos caseros"), Annie Berthold-Bond recomienda preparar tu humectante de glicerina con aceite de aguacate si tienes un cutis seco o maduro y con aceite de cacahuate (maní) o de sésamo si tu piel es grasa. Los aceites de nuez, almendras dulces y albaricoque, son más ligeros y por lo tanto aptos para todo tipo de piel.
  • Para una acción hidratante extra, usa agua de rosas o lavanda en lugar de agua de manantial o agua destilada.
  • Para la piel sensible o muy seca, sustituye 1 o 2 cucharadas de agua por gel de aloe vera (sábila).

Más galerías de fotos



Escrito por willow sidhe | Traducido por pei pei