Cómo preparar un excelente asado de merluza

Escrito por eric mohrman | Traducido por enrique alejandro bolaños flores
El limón (lemon) y eneldo (dill), un clásico combo para saborizar el pescado, funciona bien en la merluza a la plancha.

La merluza (hake) es la estrella de muchos salteados y platos al horno, pero este pez carnoso también está bien en los rigores de la parrilla. Al igual que el bacalao, la merluza es baja en mercurio y ofrece un montón de proteína magra. Como beneficio adicional, la relativamente pequeña demanda de este pescado mantiene sus precios bajos. La carne blanca escamosa de la merluza cuenta con un sabor natural suave que soporta una variedad de condimentos y acompañamientos. Después de unos minutos sobre una llama abierta, tienes una comida sabrosa de piel crujiente.

Descongela los filetes de merluza congelados antes de asarlos para que se cocinen de forma rápida y uniforme. La mejor manera es ponerlos en la nevera un día antes. Si lo estás haciendo el mismo día, sumérgelos en agua fría en una bolsa con cierre o recipiente cubierto durante unos 45 minutos a una hora. Cambia el agua con agua nueva más fría a medio proceso para mantener el pescado por debajo de 40 grados Fahrenheit y prevenir el crecimiento bacteriano rápido.

Precalienta la parrilla en alto. Una vez que está caliente, raspa vigorosamente la parrilla para dejarla limpia. Una parrilla limpia es clave para prevenir la adherencia, que puede arruinar un filete de pescado. Después de una limpieza a fondo, engrasa la parrilla con un paño limpio o una toalla de papel empapado en aceite de cocina.

Seca la merluza con toallas de papel. Rocía el aceite de cocina o mantequilla derretida sin sal sobre ambos lados de los filetes. Sazona el pescado con sal y pimienta al gusto, así como otros agentes aromatizantes deseados. Prueba el sazonador Cajun o ennegrecido para dar más fuerza al sabor y color, o frota ralladura de limón y eneldo o romero (rosemary) y ajo (garlic) en polvo.

Consejo

Si la merluza parece estar descamándose cuando intentas darle la vuelta, usa un tornero flexible o una segunda espátula para apoyarla desde ambos lados.

El pescado debe cocinarse a una temperatura interna de 145 F cuando se prueba con un termómetro de lectura instantánea.

Advertencias

Nunca dejes el pescado fuera a temperatura ambiente por más de 2 horas. Si la temperatura ambiente es superior a 90 F, no lo dejes fuera más de 1 hora. Almacena el pescado por debajo de 40 F.