Cómo preparar champú casero con escamas de jabón

Preparar tu propio champú puede ser una alternativa económica a comprar el champú comercial y es ideal para las personas que quieres saber exactamente lo que están colocando en su cabello, así como también para quienes quieren personalizar el aroma de su champú o sus propiedades de limpieza. Las escamas de jabón de castilla son las más comúnmente utilizadas para el champú casero. El de castilla es un jabón hecho con aceite vegetal, de coco, de soja u oliva. Una alternativa al jabón de castilla son las raspaduras de cualquier barra de jabón que tengas en casa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Tazón resistente a la temperatura
  • 4 onzas (113,4 g) de escamas de jabón
  • 1 cuarto de galón de agua (1,42 l)
  • Aceites esenciales (opcional)
  • Aceite de oliva o de almendra (opcional)
  • Botella de champú vacía o similar

Instrucciones

  1. Calienta un cuarto de galón de agua (1,42 l) hasta el punto de hervor. Quítala del fuego.

  2. Vierte el agua caliente sobre 4 onzas (113,4 g) de escamas de jabón en un tazón resistente a la temperatura. Revuelve la mezcla hasta que las escamas de jabón se disuelvan.

  3. Añade y revuelve cualquier aditivo opcional, si los utilizas. Añade entre 4 y 8 gotas de aceite esencial como lavanda para un champú calmante o menta para champú energizante.

  4. Deja que la mezcla se enfríe completamente antes de vertirla en una botella de champú vacía u otro contenedor cómodo para su utilización en el baño. La mezcla será más densa que el champú preparado comercialmente (utiliza un contenedor con una boquilla para acomodar un flujo más espeso).

  5. Crea un champú acondicionador tomando una taza de tu champú preparado y mezclándolo con 1/4 de taza de aceite de oliva o aceite de almendra. Revuelve bien y vierte la mezcla en una botella de champú vacía u otro contenedor apropiado.

Consejos y advertencias

  • Prepara un champú herbal añadiendo 1/2 onza (14,17 g) de hierbas en el agua caliente antes de añadirla a las escamas de jabón. El romero, la menta y la manzanilla picadas finamente son comúnmente utilizadas. Deja que las hiervas se remojen por 10 minutos y luego cuélalas. Vierte la mezcla de agua y hierbas sobre las escamas de jabón y continúa con los siguientes pasos.

Más galerías de fotos



Escrito por tricia ross | Traducido por ana grasso