Cómo preparar berenjena en el horno

La berenjena carnosa absorbe ávidamente los condimentos, amplificando su sabor terroso y complementando muchos platos. Prepara la berenjena en el horno para concentrar su sabor quitándole humedad, dejando una proporción mayor de sabor a los alimentos. Hornearla y asarla también mejora la textura de la berenjena, haciéndola un poco más masticable. Su alto contenido de humedad implica que tendrías que asarla hasta que esté casi quemada para hacerla menos correosa. La berenjena ama el aceite, así que no escatimes en él cuando untes los trozos o las rodajas antes de asarla.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Berenjena
  • Una placa para horno
  • Un pincel de pastelería
  • Aceite para cocinar

Instrucciones

  1. Asa la berenjena entera pinchándole la piel con un tenedor para permitir que el vapor se escape. Hornea la berenjena a 375 grados Fahrenheit cocinándola durante una hora, o a 425 grados Fahrenheit cocinándola durante 45 minutos. Hornéala hasta que esté completamente blanda y caída. Alternativamente, corta las berenjenas por la mitad longitudinalmente, pincélalas con aceite de oliva, espolvoréalas con sal y pimienta y hornéalas hasta que la superficie engrasada empiece a dorarse y el interior quede blando como mantequilla a temperatura ambiente. Cortar la berenjena a la mitad acelera el tiempo de cocción por unos 10 minutos.

  2. Corta la berenjena en rodajas de 1/4 pulgada de espesor para preparar filetes de berenjena asados. Ordena las rodajas en una bandeja para hornear engrasada, pincélalas con otra capa generosa de aceite de oliva y espolvoréarlas con sal. Usa menos aceite si estás minimizando el consumo de grasas. Alternativamente, corta la berenjena en trozos del tamaño de un bocado, mézclalos con aceite de oliva, espolvoréarlos con sal y ásalos hasta que estén blandos. A 375 grados Fahrenheit, los filetes de berenjena se hornearán en unos 15 minutos y los trozos del tamaño bocado se cocinarán en 25 a 30 minutos.

  3. Asa la berenjena antes de usarla en cazuelas que cocinarás en el horno. Evita colocarla cruda en un parmesano o un biryani, porque es poco probable que la berenjena se ablande completamente en la cantidad de tiempo necesario para que se cocinen el resto de los ingredientes. Para acentuar el sabor, condimenta la berenjena al iniciar la cocción con sabores que se complementen con plato terminado. Por ejemplo, utiliza albahaca (basil) y orégano si la berenjena se combina con queso parmesano y usa comino (cumin), cúrcuma (tumeric) y cilantro (coriander) en polvo si la berenjena finalmente se colocará en un biryani.

Más galerías de fotos



Escrito por devra gartenstein | Traducido por marcela carniglia