Preguntas para hacer a un entrenador personal

Los entrenadores personales vienen en todas las formas, tamaños y niveles de experiencia y contratar uno podría ser justo lo que necesitas para poner en marcha tu rutina de ejercicios o para romper una meseta. Pero necesitas un entrenador que sea el que mejor se ajuste a tu personalidad, situación y objetivos. La clave está en hacer las preguntas correctas para poder elegir un entrenador que sea el correcto para ti.

Encontrar la combinación perfecta

Es importante preguntar a un posible entrenador cuál es su nivel de experiencia, y si se especializa en un tipo de cliente en particular. Si eres un atleta competitivo, puede que no estés interesado en un entrenador que trabaja principalmente con clientes obesos y viceversa. Querrás a alguien que haya tenido una amplia gama de clientes y cuenta con experiencia diversa, ya que tus objetivos de forma física cambiarán a medida que avanzas, y tu entrenador tiene que estar bien informado sobre todas las etapas del acondicionamiento físico.

Comprueba la debida certificación

Una gran parte del trabajo de un entrenador personal es mantenerte motivado y responsable. Pero también quieres asegurarte de que conozca de anatomía, técnicas de ejercicio, forma apropiada y que te mantendrá libre de lesiones. Pregunta a tu entrenador personal cómo obtuvo su educación y si tiene algún título universitario o certificación de una organización acreditada, como el American Council on Exercise, la National Academy of Sports Medicine o la American College of Sports Medicine. Cuando un entrenador tiene una certificación reconocida a nivel nacional, está obligado a hacer educación continua y mantener al día sus conocimientos de formación.

Pasión por la profesión

Una gran pregunta para hacer a un entrenador personal es qué lo motivó a unirse al campo del acondicionamiento físico. Su respuesta te dirá mucho sobre quién es él como persona. Quieres un entrenador que sea un apasionado para ayudarte a alcanzar tus metas de acondicionamiento físico, y haciendo esta pregunta puedes encontrarte con un entrenador cuya historia de éxito personal resuene contigo y lo hace una opción obvia.

Negocia una mejor tarifa

El costo es un tema importante para cubrir con un entrenador antes de que decidas utilizar sus servicios. Un buen entrenador te proporcionará diferentes opciones para hacer la experiencia lo más rentable posible. No tengas miedo de pedir un descuento si pagas por adelantado las sesiones o te comprometes con una determinada frecuencia y duración de tiempo. Además, un entrenador a través de un gimnasio por lo general cuesta más que un entrenador personal porque el gimnasio se queda una buena parte de la tarifa.

La comprobación de antecedentes es una buena idea

Pide referencias. Los clientes anteriores te darán una idea exacta de lo que puedes esperar. Incluso si un cliente no alcanzó sus objetivos personales con un entrenador, deben sentirse bien acerca de la experiencia en general. Muchas veces los clientes contratan a entrenadores y luego no siguen el programa que su entrenador le recomienda. Los resultados de un ex cliente no son la única medida del valor de un entrenador. Busca un entrenador que pueda referirte a clientes pasados que tuvieron una gran experiencia y que lo contratarían de nuevo.

Más galerías de fotos



Escrito por elisha ryan | Traducido por mariano abrach