Cómo predicar la historia de Jonás a los adolescentes

En términos sencillos, la historia de Jonás trata acerca de un gran pez que se traga entero a un hombre y luego lo escupe en las arenas de una playa. Pero la narración trata de mucho más que eso. Jonás demuestra el amor de Dios hacia aquéllos que podrían considerarse indeseables, indignos y merecedores de la ira de Dios, según escribe el pastor Max Lucado, en "The Inspirational Bible" ("La Biblia inspiradora"). Los adolescentes a menudo se identifican con el joven Jonás por muchas razones; por ejemplo, en que muchas veces se les pide que hagan cosas que no quieren hacer. Como lo hizo Jonás, muchos adolescentes se enfrentan a la tentación de huir de sus problemas en lugar de elegir obedecer. Estos aspectos de la historia de Jonás la hacen ideal para predicar a los adolescentes.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Biblia

Instrucciones

  1. Cuenta la historia de Jonás, e incluyen información contextual que dé vida al relato. Jonás no tenía amor por la gente de Nínive, que eran paganos conocidos por ser crueles, sanguinarios y enemigos de los judíos, de acuerdo con John L. McKenizie en el “Dictionary of the Bible” ("Diccionario de la Biblia"). Nínive era la capital de Asiria. La historia puede ser dramatizada como una pequeña obra de teatro, representada en forma animada, o leída y narrada directamente de la Biblia. Dramatizar la historia en una obra de teatro o en forma animada puede captar la atención del público adolescente y añadir una nueva dimensión a una historia conocida de la Biblia. Puede que los adolescentes no sepan que los asirios adoraban a Dagan, un dios pagano que era mitad hombre y mitad pez. Un gran pez vomitando a un hombre en la playa cerca de Nínive pudo captar la atención de los habitantes de la ciudad, creyendo que se trataba de Dagan.

  2. Expresa la preocupación de Dios para con el pueblo de Nínive en relación con el ministerio de Jesús. Jonás no estaba preocupado por la condición espiritual de los habitantes de Nínive, pero Dios sí lo estaba. El ministerio de Jesús para todo el mundo ha demostrado que a Dios le interesa más que a su pueblo elegido, como es el caso en la historia de Jonás. Comenta a los adolescentes: "Dios envió a Jonás para decir a los habitantes de Nínive que se preocupaba por ellos y que quería que ellos se volviesen a él y se arrepintieran. Dios puede enviarlos a ustedes para que revelen a amigos y extraños el mensaje del Evangelio".

  3. Aborda la inutilidad de huir de Dios. No importa lo lejos que Jonás planeaba huir de Dios, no fue lo suficiente para que llegase a un lugar en el que Dios no lo pudiera encontrar. Explica: "Ustedes podrían pensar que pueden librarse de hacer lo que Dios los ha llamado a hacer, o que a veces Dios no los va a dejar con pocas opciones para obedecer. Dios no sólo persiguió a Jonás cuando huía en dirección opuesta a aquella hacia la que Dios quería que fuera, sino que tenía un plan para hacer que Jonás regresara a donde tenía que estar para completar la misión que Dios le había dado". Enumera algunas razones por las que la gente trata de huir de Dios, como las ganas de hacer las cosas a su manera, o tener demasiado miedo de hacer lo que Dios dice, o pensar que el trabajo es demasiado pesado. Establece una asociación con las veces en tu vida en que has huido o has querido huir de Dios. Ayuda a los adolescentes a ver que esta reacción es normal.

  4. Finaliza el sermón con una oración por los adolescentes, para que tengan valor cuando Dios los llama. Afirma tu esperanza de que estén dispuestos a compartir el Evangelio con los demás, y que lo hagan con la gracia y con la voluntad de servir.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn rateliff barr | Traducido por josé antonio palafox