Precauciones del pomelo y los medicamentos para la presión sanguínea

El pomelo y su jugo se metabolizan por las mismas enzimas del hígado que deshacen los medicamentos, por lo que comerlo disminuye la disponibilidad de dichas enzimas para deshacerlos, llevando a que la cantidad de medicamentos en sangre sea mayor, y si esto permanece así por periodos prolongados de tiempo, existe el riesgo potencial de presentar efectos secundarios.

Medicamentos para la presión sanguínea

De acuerdo con médicos en Harvard Medical School, el pomelo y su jugo interactúan con muchos medicamentos bloqueadores de canales de calcio. Estos son comúnmente prescritos para tratar los niveles altos de presión sanguínea y la angina de pecho. Los bloqueadores de canales de calcio comunes que interactúan con el pomelo incluyen felodipina y nifedipina. Los fármacos relacionados verapamil, diltiazem y amlodipina no se ven afectados por esta fruta.

Precauciones

De acuerdo con los médicos de Harvard Medical School, los efectos de sólo un vaso de jugo de pomelo sobre la disponibilidad de las enzimas hepáticas persisten por muchas horas. Algunos individuos necesitarán dejar de beber este jugo completamente, para evitar una interacción peligrosa con el medicamento. Habla con tu proveedor de salud para determinar si deberías dejar de consumir pomelo, reducir su consumo o cambiar el tiempo de tu medicamento para evitar consumirlos simultáneamente. El jugo de naranja es una buena alternativa para aquellos que disfrutan del jugo cítrico.

Otros medicamentos

El pomelo interactua con varios otros tipos de medicamentos. De los medicamentos de estatinas que se usan comúnmente para tratar colesterol alto, atorvastatina, simbastatina y lovastatina aumentan sus niveles con el pomelo. Las benzodiazepinas, una clase de medicamentos usados para tratar la ansiedad e insomnio, también interactúan con la fruta. Ciertos medicamentos neurológicos y psiquiátricos también se procesan por las mismas enzimas hepáticas. Revisa las instrucciones brindadas por tu farmacéutico o consulta a tu médico para aprender más sobre las precauciones específicas para tu medicamento.

Más galerías de fotos



Escrito por amy liddell | Traducido por arcelia gutiérrez