Prebióticos y estreñimiento

Las fibras prebióticas, ingredientes alimentarios no digeribles, son importantes en el mantenimiento de la salud digestiva. Tu tracto digestivo descompone los nutrientes de los alimentos en moléculas más pequeñas que se dispersan a diferentes partes del cuerpo para su nutrición. La fibra no se descompone y en su lugar pasa hacia el colon para formar residuos. El estreñimiento se produce como un síntoma de condiciones subyacentes leves o graves, pero puede ser ayudado con un aumento en los alimentos fibrosos que contienen prebióticos.

Sobre los prebióticos

La fibra dietética es generalmente clasificada como insoluble, lo que significa que no se disuelve en agua ni se fermenta en el colon; o soluble, lo que significa que se fermenta en el colon y forma una sustancia gelatinosa. Las fibras prebióticas son una forma de fibra soluble que crece en las plantas. Las fibras prebióticas son la inulina y la oligofructosa. Aunque las fibras prebióticas han estado en ciertos alimentos todo el tiempo, sólo ha sido desde la década de 1990 que los componentes de la inulina y la oligofructosa se ​​identificaron como componentes digestivos sanos. Una dieta diaria que incluya alimentos que contengan prebióticos aumenta la regularidad intestinal, acidifica el colon para reducir la producción de gases olorosos y alimenta las bacterias buenas del colon para proteger tu sistema inmunológico.

Estreñimiento

Las contracciones musculares desaceleradas en el colon o el exceso de agua absorbida en el colon dan como resultado el estreñimiento, que es un endurecimiento de las heces que las hace difíciles de eliminar. El estreñimiento frecuente es una ocurrencia común en millones de estadounidenses cada año, pero este síntoma es generalmente fácil de tratar y evitar con cambios en la dieta. De acuerdo con el National Digestive Diseases Information Clearinghouse, una de las causas más comunes del estreñimiento es la falta de fibra en la dieta. Sin embargo, las condiciones médicas, como el síndrome del intestino irritable, o IBS (por sus siglas en inglés), el uso de ciertos medicamentos, como los diuréticos o antiácidos, un estilo de vida sedentario o cambios en los hábitos de estilo de vida, la deshidratación, y la enfermedad intestinal también pueden causar estreñimiento.

Prebióticos para el estreñimiento

De acuerdo con el artículo de 2002 del investigador francés Dr. C. Cherbut, publicado en el "British Journal of Nutrition", el contenido abultado de las heces de inulina y oligofructosa, se encuentra cerca de otros compuestos de fibra soluble como la pectina y la goma guar. El aumento de la producción de heces es importante para remediar el estreñimiento. Las fuentes naturales de fibras prebióticas incluyen alcachofas, espárragos, ajo, plátano, ñame y el trigo. Los frijoles, bayas, cebada y verduras también contienen fibras prebióticas. Los prebióticos suplementarios están disponibles en venta libre, pero pueden no ser necesarios si tienes una dieta rica en fibra. Antes de agregar suplementos a tu dieta, consulta a tu médico.

Consejos adicional para el estreñimiento

La recomendación diaria de fibra es de 25 a 35 g. Puedes lograr esto comiendo una variedad de frutas, verduras y granos durante todo el día. Si estás experimentando estreñimiento, bebe mucho líquido, sobre todo agua y limita el consumo de alimentos altos en grasa y azúcar. La carne roja, alimentos fritos, comida chatarra procesada, dulces y productos lácteos puede aumentar el riesgo de estreñimiento. Evita el uso excesivo de laxantes, ya que pueden causar más estreñimiento. Si experimentas estreñimiento por más de tres semanas después de hacer cambios en la dieta y estilo de vida, consulta a tu médico para una mayor intervención.

Más galerías de fotos



Escrito por aubri john | Traducido por jaime alvarez