Potasio y magnesio para la presión alta

La presión sanguínea es la medida de la fuerza de tu sangre contra las paredes de tus vasos sanguíneos. Varios minerales esenciales, incluyendo sodio, calcio, potasio y magnesio, funcionan como electrolitos, definidos como minerales que ayudan a equilibrar la cantidad de agua de tu cuerpo. Los electrolitos juegan un rol importante en mantener la presión sanguínea. Por esta razón, los médicos recomiendan a los pacientes que sufren de presión sanguínea alta consumir la dosis diaria recomendada de potasio y magnesio.

Consumo diario recomendado

The National Institutes of Medicine Food and Nutrition Board brinda una lista de nutrientes esenciales que detalla el consumo diario recomendad de cada uno. Sugieren que cada adulto consuma 4,700 mg de potasio por día. El consumo de magnesio varía según el sexo y la edad. Los hombres de entre 19 y 30 años deberían consumir 400 mg de magnesio por día mientras que los de más de 31 deberían ingerir 420 mg por día. Las mujeres de entre 19 y 30 precisan 310 mg y las de más de 31, 320 mg.

Rol del potasio

El potasio tiene muchas funciones importantes en el cuerpo. Además de equilibrar los fluidos, es vital para el funcionamiento del corazón y ayuda a la contracción muscular. El efecto del sodio, o sal, en la presión sanguínea es bien conocido. Lo que mucha gente no se da cuenta es que el potasio y la sal trabajan cerca entre sí en el cuerpo y que la deficiencia de potasio puede contribuir a la presión sanguínea alta, según la American Heart Association. El potasio trabaja contrarrestando los efectos del sodio. Por ello, a medida que los niveles de potasio disminuyen, el sodio afecta más a la presión sanguínea.

Rol del magnesio

Aproximadamente el 50% de todo el magnesio de tu cuerpo puede encontrarse en los huesos, según National Institutes of Health Office of Dietary Supplements. Además de contribuir a tener huesos fuertes, el magnesio también mantiene el normal funcionamiento muscular y nervioso, mantiene al corazón latiendo regularmente, ayuda al sistema inmune y regula los niveles de azúcar en sangre. El magnesio trabaja también con otros minerales de tu cuerpo, como el sodio y el potasio, para regular la presión sanguínea. El University of Maryland Medical Center indica que incrementar el consumo de magnesio mediante la elección de alimentos sanos disminuye el riesgo de desarrollar presión sanguínea alta. Como muchos de los alimentos ricos en magnesio, como los cereales integrales, la espinaca, la banana y las papas, también son fuente de potasio, los doctores y científicos tienen dificultades para especificar el rol del magnesio en la presión sanguínea.

Control de la presión alta

Controlar la presión sanguínea alta, establecida por National Heart Lung and Blood Institutes en mediciones constantes de 140 mmHg sobre 90 mmHg o mayores, requiere cambiar el estilo de vida. Como los minerales como el potasio y el magnesio afectan tu presión sanguínea, los alimentos que eliges comer se vuelven importantes. El National Heart Lung and Blood Institute desarrolló un plan dietario conocido como Dietary Approaches to Stop Hypertension, o DASH (Estrategia dietaria para detener la hipertensión), que probó disminuir la presión sanguínea. La dieta enfatiza el bajo consumo de grasa y sodio e incluye frutas, vegetales y productos descremados para obtener mucho calcio, potasio y magnesio.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie chandler | Traducido por mariana palma