Potasio y diabetes de tipo 2

El potasio es esencial para la salud de todos los individuos y puede jugar un papel importante en el tratamiento de las complicaciones que pueden surgir si padeces de diabetes de tipo 2. Una cantidad adecuada de potasio en tu dieta ayuda a regular la función del músculo, incluyendo la acción del corazón. Demasiado potasio puede causar hipercaliemia, aunque una de las principales preocupaciones para los diabéticos es una caída en los niveles de potasio, conocido como hipopotasemia, provocada por las grandes cantidades de insulina y los líquidos necesarios para el tratamiento de la cetoacidosis diabética.

Potasio dietético

Aunque podrías tener diabetes, necesitas la misma cantidad de potasio que otras personas. La dosis recomendada para los adultos es de 2.000 miligramos de potasio al día. Las carnes, ciertos tipos de pescado, frutas, productos lácteos, legumbres y verduras son fuentes de potasio. Comer demasiada sal, así como la excesiva sudoración, diarrea, desnutrición y vómitos, puede causar una reducción en los niveles de potasio. Las cantidades insuficientes de potasio pueden llevar a un latido corazón irregular, debilidad y calambres musculares. Si tienes diabetes y tomas inhibidores de ECA, corres un mayor riesgo de padecer hipopotasemia. Los inhibidores de ECA son medicamentos que tu médico puede recetarte para tratar la esclerodermia, enfermedad del corazón o hipertensión arterial, así como otras enfermedades. Benazepril, Fosinopril, Ramipril y Moexipril son todos los tipos de inhibidores de ECA.

Cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética ocurre más comúnmente en las personas con diabetes de tipo 1, aunque también puede afectarte si tienes diabetes de tipo 2. Las cantidades insuficientes de insulina causan la cetoacidosis diabética. Sin suficiente insulina, el cuerpo comienza a descomponer la grasa para combustible, inundando el torrente sanguíneo con cetonas, un tipo de ácido de la sangre. Los tratamientos de insulina perdidos y las infecciones u otras enfermedades pueden causar cetoacidosis diabética. Esta afección grave requiere tratamiento con insulina y líquidos, que pueden causar hipopotasemia.

Potasio de suero

El tratamiento estándar para la cetoacidosis diabética consiste en administrar un goteo intravenoso que contiene una solución de insulina y ayuda a disminuir la cantidad de cuerpos cetónicos en la sangre. Este tratamiento necesario puede hacer que los niveles de suero de potasio bajen a un nivel que ponga en peligro las funciones del corazón y del nervio. El método general de tratar el déficit de potasio durante el tratamiento de la acidosis es brindar potasio intravenoso cuando los niveles de suero en sangre de potasio caen por debajo de 5 miliequivalentes por litro (mEq por L).

Prevención

Prevenir la cetoacidosis diabética es la mejor manera de evitar la complicación grave de tener hipopotasemia durante el tratamiento. Revisar cuidadosamente tus niveles de cetona y los niveles de azúcar en la sangre, así como ajustar las dosis de insulina para mantener tus niveles de azúcar en la sangre dentro del rango objetivo, te ayudará a reducir el riesgo de tener cetoacidosis diabética. Busca atención médica de emergencia si muestras síntomas de la cetoacidosis diabética, como un nivel de azúcar sanguíneo alto combinado con un alto nivel de cetonas en la orina.

Más galerías de fotos



Escrito por piper li | Traducido por maria gloria garcia menendez