Las posturas más relajantes en el yoga

El yoga puede ayudarte a desarrollar fuerza y flexibilidad, y algunas posturas pueden ser muy agotadoras. Aunque los ejercicios demandantes deben tener su lugar dentro del programa de acondicionamiento físico, la relajación es igual de importante. La vida suele ser muy tensa, y las posturas relajantes del yoga pueden ayudarte a sentirte rejuvenecido. Para aprovechar al máximo las posturas relajantes del yoga, trata de realizarlas en un cuarto cálido donde sabes que no serás interrumpido. Apaga las luces, y enfócate en una respiración profunda por la nariz, y disfruta como la sensación de tensión desaparece del cuerpo.

Postura del muerto

Savasana, o la postura del muerto, es una de las posturas más relajantes del yoga, haciendola un ejercicio excelente a la hora de dormir. Recuéstate de espaldas con tus pies ligeramente separados y tus manos alejadas del cuerpo para que el aire puede circular alrededor de tus brazos. Encoge tus hombros arriba y abajo mientras estiras el cuello. Mentalmente escanea tu cuerpo y enfócate en una sensación de calidez y pesadez en todas tus extremidades. Permanece en esta posición por 30 minutos, mientras tratas de mantener tu mente vacía de cualquier distracción.

Postura del niño

La postura del niño, o balasana, es una postura de rodillas que se enfoca en la relajación total del cuerpo. Para realizar la postura del niño, arrodíllate en tu tapete de yoga, y con la punta de tus pies planas en el piso, y sentado en tus talones. Lentamente inclínate hacia delante y descansa tu pecho en tus piernas y tu frente en el piso. Coloca tus brazos en el piso a los lados de manera que tus palmas estén hacia arriba. Si te parece que está posición es demasiado rígida, coloca una almohada en tus muslos para aguantar la parte de superior del cuerpo.

Parado e inclinación frontal

La postura de pararse e inclinarse ligeramente hacia delante, o uttanasana, usa la gravedad para suavemente estirar tu espalda, piernas y hombros. Esta postura efectiva de relajación puede realizarse casi en cualquier lugar. Párate con tus pies juntos y tus manos a los lados. Dobla tus piernas ligeramente y distribuye el peso uniformemente entre tus muslos y delanteras. Jala tu abdomen dentro y dóblate hacia delante hacia las caderas y la cintura. Permite a la gravedad jalar la parte superior del cuerpo y los brazos hacia el piso. Exhala, y permite al cuerpo relajarse. Mantén esta posición de 30 a 120 segundos. Para salir de esta postura, dobla tus rodillas, pon tu manos en la espalda baja y levántate lentamente.

Postura fácil

Sukhasana, o postura fácil, es una postura sentada que provee de una posición ideal para enfocarse en la relajación y el vaciado de la mente de tensión y preocupaciones. Siéntate en el piso, y cruza tus piernas de manera que tus rodillas estén separadas y que tus pies estén en la dirección contraria de las piernas. Siéntate tan alto como puedas y descansa tus manos en las rodillas. Estira el cuello, y mete suavemente la barbilla. Si tus caderas están muy incómodas, puedes sentarte en una toalla doblada o algún cojín para hacer a esta postura aún más cómoda.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por héctor muñoz