Postura correcta del cuerpo

La postura correcta del cuerpo minimiza el dolor y hace más eficientes las actividades diarias. Las largas horas frente a la computadora, el desequilibrio muscular, lesiones e incluso un mal colchón, contribuyen a una mala postura. La postura correcta del cuerpo mantiene esas pequeñas fallas fuera de la cadena cinética del cuerpo.

Cabeza

Mira directamente hacia el frente, no sólo con los ojos. Asegúrate de que tu barbilla apunte hacia adelante. Evita sacar la barbilla hacia adelante. Esto te lleva a la postura recta de la cabeza y evita el esfuerzo sobre la parte trasera en tu cuello. Mantén la curvatura cervical natural del cuello. De esta manera tus oídos estarán sobre el medio de tus hombros.

Hombros

Coloca tus hombros hacia abajo y atrás sin empujar el pecho hacia afuera. Los músculos de tu espalda; romboides y el manguito de los rotadores, sostienen tus hombros en la alineación correcta. Esta postura previene la joroba o cifosis. En reposo, tus dedos pulgares deben apuntar hacia el frente o hacia los costados.

Centro

Trabaja tus músculos abdominales. No los metas; apriétalos. El músculo transverso es uno de los músculos principales de tu centro. Funciona como una faja para tus órganos internos. Las abdominales débiles no le dan soporte a la espalda baja y causan presión adicional sobre la columna, lo que lleva a la lordosis.

Caderas y pelvis

La pelvis debe estar en posición neutral si tienes una postura correcta. De esa manera, la punta de la cadera; trocánter mayor, yace justo debajo del medio de tus hombros. Los flexores de cadera o tendones de la corva débiles causan una inclinación anterior o posterior de la pelvis. Eso, también, puede causar lordosis y también una espalda plana.

Piernas inferiores y pies

Muchas personas se paran con las rodillas juntas o abiertas, lo que contribuye a una mala postura y una inclinación anterior de la pelvis. Con la postura correcta, la línea imaginaria que corre hacia abajo por tu cuerpo pasa por detrás de la rótula y justo al frente de tu hueso del tobillo o maléolo. Tu peso debe estar distribuido de manera uniforme sobre tus pies, debajo de tu dedo gordo, dedo pequeño y el talón.

Más galerías de fotos



Escrito por abigail ekue | Traducido por glen boyd