Postres de frutas para diabéticos

Algunas frutas naturalmente dulces, bajas en calorías, ricas en vitaminas y minerales y prácticamente libres de grasa pueden ser los postres perfectos para un plan de alimentación para diabéticos. Para realzar los sabores, adorna estas delicias de colores con nueces picadas, rodajas de limón fresco y hojas de menta. El yogur sin grasa y el helado de yogur son ingredientes saludables también. Según la American Diabetes Association o ADA, 1/2 taza de melón o una taza de bayas congeladas o enlatadas tienen unos 15 g de hidratos de carbono. Para controlar tu azúcar en la sangre, cuenta los carbohidratos que consumes diariamente. Debido a que son ricas en fibra, muchas frutas tienen un bajo efecto sobre tu nivel de azúcar en la sangre, señala ADA. Cuando compres fruta enlatada o congelada, elige marcas que no tengan azúcares añadidos.

Banana split con yogur

Haz una versión baja en grasa de un postre clásico, complementando una banana partida por la mitad con tu sabor favorito de yogur o helado de yogur. Adorna tu banana split con una pizca de nueces picadas y cúbrelo con bayas frescas. Dos tercios de una taza de yogur sin grasa tienen cerca de 12 g de carbohidratos y 8 gramos de proteína, de acuerdo con ADA.

Batidos y sorbetes de temporada

Haz un rico batido veraniego mezclando melocotones, fresas y nectarinas con yogur descremado de vainilla y hielo picado. Durante los meses de invierno, usa frutas congeladas o enlatadas sin azúcar añadido. Para un simple sorbete, la nutricionista Maya W. Paul sugiere congelar bayas, melocotones, mango y otras frutas, y luego mezclar todo en un procesador de alimentos. Agrega jugo de limón o lima y azúcar al gusto antes de servir.

Postre crujiente de frutas

Para un postre horneado perfumado con canela, Maya W. Paul recomienda colocar capas de manzana o rodajas de durazno o bayas en una fuente para horno, luego cúbrelo con una mezcla de azúcar morena, canela, copos de avena y una pequeña cantidad de mantequilla. Hornea la mezcla a 350 grados Fahrenheit por 40 o 45 minutos. Una bola de helado de vainilla bajo en carbohidratos o yogur helado se derrite atractivamente sobre una porción caliente de postre crujiente de frutas.

Paletas de fruta congelada

Reemplaza las paletas heladas artificialmente coloreadas y saborizadas con tus propias delicias caseras sin azúcar añadido. Utiliza jugo de naranja, uva o cualquier otro sabor para hacer postres helados refrescantes. Vierte el jugo en bandejas de hielo o pequeños vasos de papel. Añádele una cuchara para que sirva como un asa y luego congélalo hasta que el jugo se solidifique.

Mezcla de fruta fresca

El postre más básico de todos puede ser una combinación de tus frutas favoritas. El mango, la papaya y la piña con un poco de coco rallado se convierten en una exótica ensalada de frutas tropicales. Los trozos de melón cantalupo (cantaloupe) y chino (honeydew) con fresas, arándanos o frambuesas crean una mezcla saludable de colores. Las bananas, las fresas y los trozos de piña enlatada hacen una combinación sabrosa. Sirve una taza de tu mezcla de frutas en un vaso congelado de parfait con una ramita de menta para una elegante y nutritiva delicia, después de la cena.

Más galerías de fotos



Escrito por anne tourney | Traducido por barbara obregon